Tumba

 

Académicos concluyen que iniciativa de ley no satisface la necesidad de devolución de restos de afroamericanos

En diciembre del 2020 el Senado de los Estados Unidos aprobó la iniciativa de ley sobre cementerios de afroamericanos, African American Burial Grounds Network Act, cuyo objetivo es establecer una red voluntaria para identificar y proteger los cementerios de afroamericanos, frecuentemente en riesgo.

Se trata de una iniciativa que dejaría en manos de las autoridades del Servicio Nacional de Parques la implementación de la red que aplicaría solo para propiedad del estado y no para propiedad privada, salvo que se cuente con el consentimiento expreso de los propietarios. Sigue siendo una iniciativa pues la Cámara de Representantes todavía no la revisa.

Se trata de una interesante propuesta que, aunque es apoyada por varias organizaciones de derechos civiles, deja sin regulación lo relativo a los restos de afroamericanos en posesión de universidades y museos, a diferencia de la Ley de Protección de Cementerios de Nativo Americanos y su Repatriación, una ley federal de 1990 que protege tanto los cementerios como los restos humanos.

El uso de cadáveres de afroamericanos con fines de investigación inició, por lo menos, en 1763 cuando se diseccionaron cadáveres de personas sujetas a la esclavitud en la primera clase de anatomía en las colonias británicas en América.

Se atribuye a Samuel George Morton, considerado el fundador de la antropología física americana, la colección sistemática de cadáveres humanos con fines de investigación. Sus conclusiones ayudaron a construir una jerarquía discriminatoria basada en datos pseudocientíficos de interpretaciones de medición de cráneos.

Sobra señalar que los cadáveres en estas colecciones fueron usados sin solicitar autorización de los familiares y sin observar los rituales religiosos o espirituales que las familias hubieran querido para sus seres queridos.

Eventualmente estas colecciones quedaron en manos de universidades y museos que, aunque dejaron de usarlos para investigaciones de dudosa calidad científica o para exponerlos para saciar el morbo de las personas, los siguen usando para enseñar anatomía o probar nuevos métodos científicos.

¿Cuántos cadáveres de afroamericanos están en posesión de universidades y museos? Es una cifra que se desconoce. La Universidad de Harvard reconoce que posiblemente 15 esqueletos de su colección pertenecen a personas esclavizadas por lo que crearán un comité para investigar la procedencia y, en su caso, repatriar los restos. “Debemos comenzar a confrontar la realidad de un pasado en el que la curiosidad académica y las oportunidades abrumaron a la humanidad”, escribió sobre este tema el presidente de Harvard, Lawrence S. Bacow.

El año pasado, la Universidad de Pennsylvania anunció que su museo de antropología revisará la procedencia de 1,300, cráneos, 55 de ellos de personas esclavizadas en Cuba y en Estados Unidos. Esta colección se utilizó para denigrar la inteligencia y personalidad de las personas negras y nativas.

Estas cifras, sin embargo, se elevan considerablemente considerando las colecciones de otras instituciones como el Smithsoniano, la Universidad de Howard, el Museo de Historia Natural de la Universidad de Cleveland y de otros museos.

La falta de previsión de devolución de restos en la iniciativa de ley ante el Congreso significa que el trabajo de encontrar todos los restos de afroamericanos en los museos sea desorganizado e inconsistente, lo que a juicio de los académicos Delande Justinvil y Chip Colwell, costará más dinero y esfuerzo a cada institución y, más importante, se retrasará la justicia para miles de ancestros afroamericanos cuyos cuerpos han sido y siguen siendo profanados.

Más información theconversation.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net