Vacuna

 

Tribunal italiano concluye que es legal suspender al personal de hogares de ancianos que rechazaron la vacuna COVID-19

La juez Anna Travia, de la ciudad de Belluno, región del Véneto, Italia, sentenció esta semana que diez empleados de dos hogares de ancianos que se negaron a ser vacunados pueden ser suspendidos sin goce de sueldo. Se trata de la primera sentencia de esta tipo que podría tener un impacto importante en el movimiento antivacunas en el sector salud italiano.

Los empleados de las casas de ancianos tuvieron la oportunidad de recibir la vacuna en febrero, pero esgrimiendo argumentos que fueron considerados poco válidos por la juzgadora, han quedado suspendidos del trabajo.

En Italia las vacunas no son obligatorias para los adultos, aunque por la reincidencia de enfermedades como varicela y sarampión, en 2017 se aprobó una ley para ampliar el esquema de vacunación y hacerlo obligatorio para infantes de hasta 6 años.

Fundados en que la Constitución otorga libertad de elección a las personas respecto de las vacunas, los diez trabajadores se negaron a recibirla, razón por la cual el jefe médico decidió suspenderlos sin goce de sueldo, exponiendo que sin la vacuna no estaban aptos para realizar el trabajo previsto.

Los empleados recurrieron la decisión y ante la juez Travia expusieron que se han negado a recibir la vacuna porque no ha habido suficiente experimentación y, por tanto, supone riesgos.

Innocenzo Megali y Silvia Masiero, los abogados que representaron los intereses de la RSA, Residenze Sanitarie Assistenziali, que administra los hogares de ancianos, expusieron que “nadie duda de la libertad de elección de vacunación, pero en este caso la obligación del empleador es la de asegurar a sus empleados y terceros, es decir, los huéspedes de las residencias de ancianos”. Es decir, la administración de las residencias de la tercera edad tienen la obligación principal de velar por el bienestar de sus residentes y con la vacuna las tasas de contagio disminuyen considerablemente.

“El juez aceptó la tesis de que el dueño de la empresa debe proteger la aptitud física de los trabajadores”, explicó a los medios el abogado Megali. “Aprovechamos el artículo 2087 del Código Civil, mismo que en el pasado se utilizó para proteger a quienes sufrieron daños por el amianto y las víctimas del mobbing, en ausencia de leyes específicas”. Bajo este argumento expusieron que rechazar la vacunación en un hogar para ancianos equivale a intimidar a los residentes que tienen mayor riesgo de ser contagiados.

Partiendo de esta tesis y considerando la experiencia en Israel donde ya millones han recibido la vacuna, la juez dictaminó que "es ampliamente conocida la efectividad de la vacuna para prevenir la evolución negativa de la enfermedad causada por el virus", citando el descenso de fallecimientos y contagios de personal de salud, personas de la tercera edad y ciudadanos vacunados que se ha registrado en Israel.

La juez aceptó el argumento de los trabajadores de que no había habido un periodo suficiente de experimentación de las vacunas, pero expuso que se han administrado a tantos millones de personas en todo el mundo, con efectos decididamente más benéficos que dañinos, que puede considerarse que son seguras. Por tanto, permitir que personal no vacunado esté en contacto con personas de la tercera edad supone un riesgo y por eso es válida la suspensión.

La juez aclaró que se trata de una suspensión y no de un despido, lo que significa que si la enfermedad llegara a desaparecer, los trabajadores pueden regresar a su lugar de trabajo a continuar prestando sus servicios como lo hacían en los ahora anhelados años previos al COVID-19.

Aunque los argumentos expuestos en este caso pueden ser aplicados respecto de la suspensión de otros trabajadores del sector salud que rechacen la vacuna, las autoridades sanitarias consideran que será difícil hacerlo en los grandes hospitales donde la solución podría ser reubicar a estos trabajadores a zonas aisladas donde no puedan contagiarse ni contagiar. Sin embargo, el porcentaje de personal que rechaza la vacuna es relativamente bajo según se ha reportado.

Más información corrieredelventeto.corriere.it

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net