Manos estrechadas

 

Se concede adopción de tres etíopes a tía neozelandesa, pero la sobrina mayor, por edad, no podrá ser adoptada

Una Corte de Apelaciones en Nueva Zelanda concluyó que es procedente la adopción que una mujer etíope con nacionalidad neozelandesa puede hacer de sus tres sobrinos que viven en Etiopía. La decisión, sin embargo, llega muy tarde para una cuarta sobrina que al haber cumplido 20 años no puede ser adoptada por la edad.

La mujer, que no es nombrada por razones legales, adoptó con su primer esposo a cinco niños de su familia extendida, pero cuando el matrimonio terminó el exesposo y los niños mudaron residencia a Australia. Ahora ella está casada con otra persona con quien tiene dos hijos pequeños. Ella y su esposo son trabajadores de limpieza.

El proceso de adopción de sus cuatro sobrinos inició hace tres años. Se trata de los hijos de una hermana que desapareció en 2013 y de quien no se han tenido noticias desde entonces.

En primera instancia el juez concluyó que aunque la adopción no se trataba de una tentativa de evitar cumplir con leyes migratorias, la mujer estaba equivocada sobre lo que era en el mejor interés de los niños a ser adoptados.

La Corte de Apelaciones resolvió sobre ese punto y concluyó que, pese a la distancia, la mujer adoptante tenía una muy buena relación con los niños con quienes hablaba frecuentemente e intercambiaba mensajes, además de que los había visitado en varias oportunidades.

Los sobrinos viven en una situación desesperada en Etiopía bajo el cuidado de otra tía que es madre soltera. Al no tener tutor legal, no tienen acceso a educación ni a servicios de salud por lo que ven en la adopción la oportunidad de educarse. Sin embargo, debido a sus edades, 19, 15 y 17, es probable que solo la más pequeña pueda ser inscrita en la escuela. Pese a que no se menciona expresamente, se infiere que los sobrinos residen en la zona de Tigray en conflicto en Etiopía desde noviembre del 2020.

Como la hermana mayor cumplió 20 años ya no puede ser adoptada. Los magistrados preguntaron a los cuatro hermanos si estaban de acuerdo en que el proceso de adopción significara la separación de la familia al dejar a la hermana mayor atrás por no poder ser adoptada y los cuatro coincidieron que era en el mejor interés de todos que los tres menores viajaran a Nueva Zelanda. Lo anterior incluso por razones de seguridad pues uno de ellos fue secuestrado a mediados de 2020 y solo fue liberado cuando la tía neozelandesa pagó el rescate.

Pese a haberse opuesto al proceso de adopción, una vez que se ha concedido la fiscalía general ha declarado que presentará el caso de la hermana mayor al Ministerio de Migración para que le otorguen una visa de residencia y pueda viajar con sus hermanos quienes con la adopción adquieren automática la nacionalidad neozelandesa. Esto, sin embargo, es solo una posibilidad.

Al dar a conocer su decisión, la Corte de Apelaciones concluyó que no tiene ninguna duda de que la tía es apta para educar y sostener a sus sobrinos y que, aunque la transición será difícil, los niños podrán mantener sus lazos familiares y su identidad cultural.

Más información stuff.co.nz

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net