Árboles de cítricos

 

Suprema Corte de EEUU revisa caso de empresas agrícolas de California en contra del derecho de sindicatos de visitar trabajadores

La Suprema Corte de los Estados Unidos está escuchando el caso presentado por dos empresas agrícolas de California que exponen que la disposición estatal que permite que líderes de sindicatos de trabajadores entren a sus terrenos es una violación al derecho de propiedad privada.

Entre 1933 y 1939 el presidente Franklin D. Roosevelt firmó una serie de programas a los que llamó New Deal y cuyo objetivo fue brindar una red de protección a los más pobres y revitalizar la economía que estaba deprimida desde 1929 por el desempleo y múltiples quiebras.

Uno de estos acuerdos se refirió a los trabajadores agrícolas, concediéndoles el derecho de organizarse en sindicatos. Al ser una ley federal sus objetivos no lograron llegar a muchos por disposiciones estatales por lo que en la década de los años 70 el organismo Agricultural Labor Relations Board de California concedió a los líderes sindicales “el derecho de acceso” a las tierras agrícolas para hablar con los trabajadores y organizarlos.

La regla establece que los líderes laborales pueden entrar a las tierras notificando al propietario y antes del inicio de la hora de trabajo o durante la media hora del almuerzo.

En julio de 2015 la empresa de cítricos y uvas de mesa en Fresno, Fowler Packing Co., prohibió a los líderes sindicales entrar a su propiedad, alegando que como sus 2,500 trabajadores del campo y 500 de la empacadora no residen en la propiedad, los sindicalistas no tienen razón para entrar a la propiedad.

Ese mismo año, Cedar Point Nursery, una granja en que se cultivan fresas y que emplea a unos 100 trabajadores de tiempo completo y a unos 400 trabajadores temporales, se quejó de la irrupción de los sindicalistas.

En 2016 ambas empresas presentaron una demanda en contra de Victoria Hassid, presidente del Agricultural Labor Relations Board con el argumento de que la regla del “derecho de acceso” es “una invasión física de la propiedad privada autorizada por el gobierno” que infringe la 5ª Enmienda que dispone que “la propiedad privada [no será] usada para uso público sin una justa compensación.”

Como fundamento a la demanda citaron una decisión de la Suprema Corte de 1987, Nollan vs. California Coastal Commission, en la que se establece que las autoridades de California no podían exigir al propietario de una casa de playa en Ventura un acceso a la playa a cambio del permiso de construcción.

Las autoridades defendieron la regla señalando que no hay toma forzada de la propiedad privada y que permitir el acceso de los sindicalistas no difiere del acceso que se concede a inspectores de salud o auditores.

La demanda de las empresas agrícolas fue rechazada por un juez federal y la decisión fue sostenida por un panel de la Corte del Noveno Circuito al considerar que la regla “no constituye per se una toma física de la propiedad” en el sentido dispuesto por la 5ª Enmienda. Sin embargo ocho de los magistrados de la Corte de Circuito disintieron de la decisión y pidieron que la Suprema Corte revisara el caso, lo que fue aceptado en noviembre.

Se trata de un caso importante para los trabajadores agrícolas de California, como lo explica Mario Martínez, consejero general del sindicato United Farm Workers: “Tenemos una población diferente de trabajadores agrícolas que en los 70”, dijo, porque muchos llegan de diferentes comunidades de México y hablan lenguas diferentes al español. “Y muchos de ellos son indocumentados y temen hablar con cualquiera.”

En apoyo de la regla, Victoria Hassid declara que “no se puede exagerar cuánto miedo hay” porque los trabajadores ilegales “saben que pueden perder sus empleos, ser deportados y poner en peligro a sus familias. No están cómodos haciendo valer sus derechos”, por lo que el “derecho de acceso” sigue siendo “una herramienta crítica” que “proporciona a los sindicatos la oportunidad de llegar a esta población de trabajadores.”

En apoyo del Agricultural Labor Relations Board, la organización de asistencia legal California Rural Legal Assistance describió cómo es diferente el trabajo agrícola de otros trabajos:

“La industria agrícola de California no se compone de pequeñas granjas de propiedades familiares, sino de agroindustrias comerciales, que labran vastos terrenos con caminos privados de tierra que separan los campos de cada cultivador. Una vez que los caminos públicos terminan, empieza el campo del cultivador. No hay estacionamientos ni áreas públicas. No hay lugares de descanso, solo campos. Los empleados se reúnen cerca de los autos o autobuses estacionados en los caminos de tierra para descansar y comer. No hay un sitio fijo de trabajo, ni fábrica ni edificio de oficinas, ni una cafetería de barrio ni un restaurante a la vuelta de la esquina en donde los trabajadores se puedan reunir para reuniones previas o posteriores al trabajo.”

“Los trabajadores viajan de campo a campo, a veces sin una cierta zona geográfica y a veces entre ciudades, condados e incluso estados. La invalidación de la regla de acceso diezmará los derechos de organización garantizados por California a su fuerza de trabajo agrícola”, declaran en una conclusión que trae a la memoria la novela Las uvas de la ira de John Steinbeck.

Ya veremos qué concluye la Suprema Corte que en pasadas ocasiones ha mantenido un derecho de propiedad absoluto incluso frente a la seguridad de las personas, reafirmando ser un país en donde los intereses individuales prevalecen siempre por encima de los sociales, aun en su propio detrimento.

Más información latimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net