Manos estrechadas

 

Senadora australiana acuerda compensar a exempleada que denunció una violación y a la que llamó mentirosa

La ministra de la Defensa y senadora australiana Linda Reynolds acordó, en el marco de una potencial demanda por difamación, pagar una compensación a una exempleada a la que llamó “vaca mentirosa” después de que denunció haber sido violada por un colega en las oficinas de la senadora.

El asunto se centra en Brittany Higgins, que formaba parte del staff de la senadora, quien denunció que en 2019 fue violada por un colega, también colaborador de la senadora y ministra Reynolds, y que no recibió ayuda por parte del staff. Un día después de que la noticia se hizo pública, Linda Reynolds acusó en los medios de mentirosa a Brittany Higgins.

La semana pasada, la abogada de Brittany Higgings, Rebekah Giles, notificó a la senadora que la declaración en que llamó “vaca mentirosa” a su representada cabía en los supuestos de la difamación y que, de ser necesario, presentarían una demanda.

“Esta declaración degradante y despreciativa ... es muy difamatoria del buen carácter y la reputación intachable de nuestra cliente", escribió la abogada Giles.

Frente a esto y a la publicidad negativa, la senadora Reynolds terminó disculpándose y diciendo que sus declaraciones se habían sacado de contexto puesto que no declaró mentirosa a Brittany Higgins por denunciar la violación, sino por cómo había manejado la información respecto de su staff.

“Deseo abordar más el comentario que hice. No lo quise decir en el sentido en que se puede haber entendido”, reiteró la legisladora el viernes pasado al darse a conocer que había acordado compensar a la joven para dar por terminada una posible acción legal en su contra por difamación.

“Dado que el comentario se hizo público, lo que nunca fue mi intención, también quiero retractarme y disculparme sin reservas con Brittany Higgins y reconocer el dolor y la angustia que le causó", continuó Linda Reynolds su declaración.

De momento la senadora Reynolds está de permiso por razones médicas por una condición cardiaca preexistente, lo que ha servido para que la agitación causada por sus poco sensibles palabras se calme.

Tras conocerse el acuerdo, Brittany Higgins declaró a los medios que el dinero lo donará para una organización que en la capital, Canberra, trabaja para dar asistencia a mujeres víctimas de delitos.

“Este ha sido un período inmensamente desafiante para mí y deseo reiterar que la única razón por la que he decidido dar un paso al frente es para ayudar a los demás”, declaró Brittany Higgins y añadió que “todo dinero que haya recibido de la ministra como parte del acuerdo de mi reclamo contra ella (además de mis costos legales) se pagará en su totalidad a una organización que brinda asesoría y apoyo a las sobrevivientes de agresión y abuso sexual en el área de Canberra. Estos fondos los ayudarán en este importante trabajo".

Esta acusación y la reacción de la ministra se suma a la noticia de que una mujer denunció el año pasado al fiscal general de Australia, Christian Porter, por una violación ocurrida en 1988.

Este caso se hizo público por una carta que amistades de la presunta víctima, quien se quitó la vida el año pasado, enviaron al primer ministro Scott Morrison y a dos senadores de oposición.

Conocida la denuncia, la policía declaró que la investigación no se siguió “por evidencia insuficiente” y el fiscal Porter ha negado vehementemente la acusación.

Para tratar de calmar a la opinión pública, el primer ministro nombró a Kate Jenkins como encargada para investigar la cultura laboral dentro del Parlamento y en especifico de su partido político, el Liberal.

Más información smh.com.au

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net