Soldados con armas

 

Presidente de Francia reveló a nietos de Ali Boumendjel que su abuelo fue torturado y ejecutado durante la Guerra Argelia

En un acto sin precedentes, este miércoles el presidente francés Emmanuel Macron aceptó que la muerte del abogado y activista por la independencia de Argelia, Ali Boumendjel, no fue un suicidio, sino que fue torturado y ejecutado por militares franceses.

Ali Boumendjel era un abogado y nacionalista de 37 años, impulsor de la independencia de Argelia, país ocupado por Francia desde 1830. Argelia alcanzó la anhelada independencia en 1962 cuando culminó una sangrienta guerra, conocida como la Guerra de Argelia, iniciada en 1954.

El abogado Boumendjel fue detenido por las tropas francesas durante la Batalla de Argel y, ahora se conoce con precisión, ingresado “en confinamiento en solitario, torturado y ejecutado el 23 de marzo de 1957” según se lee en el comunicado oficial de la presidencia francesa. Luego su cadáver fue arrojado desde el sexto piso de un edificio para simular un suicidio.

"Ali Boumendjel no cometió suicidio. Fue torturado y después asesinado”, dijo el presidente Macron a los nietos del abogado y activista, según se lee en el comunicado oficial.

El comunicado señala que 2001 el general Paul Aussaresses, quien en esos años era jefe de la inteligencia francesa, confesó haber ordenado el asesinato de docenas de prisioneros argelinos, entre ellos Boumendjel.

El reconocimiento de los hechos se hace, dice el presidente Macron, “a nombre de Francia” lo que legalmente es importante porque impide que se presenten acusaciones por crímenes de guerra en contra de personas específicas conforme con lo establecido en los Acuerdos de Évian firmados entre Francia y el Gobierno Provisional de la República de Argelia en 1962 con un formal cese de hostilidades. Entre otras disposiciones se estableció que no habría sanciones por actos cometidos previo al cese de hostilidades.

Pese a que Francia está protegido por estos acuerdo de acusaciones de crímenes de guerra y contra la humanidad, el gobierno francés no ha querido reconocer plenamente los abusos durante la colonia y las atrocidades cometidas durante la guerra, lo que es causa de fricción con el gobierno argelino. Así, mientras los historiadores franceses estiman que durante la guerra murieron unas 400,000 personas, la cifra se eleva a un millón según el gobierno de Argelia.

Parecía que este reconocimiento pleno lo haría Emmanuel Macron quien en 2017, durante la campaña presidencial declaró que la colonización de Argelia “fue un crimen contra la humanidad”. Un año después reconoció que Francia estableció un esquema de tortura durante la guerra, pero al llegar el momento de ofrecer una disculpa a principios de este año, el presidente dijo que no habrá “arrepentimiento ni disculpas” por la ocupación de Argelia ni por la sangrienta guerra de ocho años que pusieron fin al dominio francés. Dijo que en su lugar participaría en “actos simbólicos” para promover la reconciliación.

Así que dar esta importante pieza de información a los descendientes de Ali Boumendjel puede considerarse por él como un “acto simbólico” de reconciliación, aunque para ellos será más que un simbolismo pues se está haciendo justicia a la memoria de su abuelo al que hicieron pasar por un suicida cuando en realidad sufrió actos de tortura que ya entonces estaban prohibidos en la Convención de Ginebra.

¿Y su reparación personal como víctimas?

Más información france24.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net

Pin It