Dedos jugando con alianza matrimonial

 

Pese a que la bigamia está prohibida en Canadá, juez falla que dos mujeres tienen derecho en una sucesión

Este miércoles, la juez Jennifer Duncan de un tribunal en Columbia Británica, Canadá, falló respecto de la sucesión de Michael Widner -cuya muerte es aun investigada como homicidio y que presuntamente era miembro de la pandilla Hells Angels- en controversia presentada por una mujer que sostuvo una relación sentimental con él, al margen de su matrimonio.

Al dictar el fallo, la juez Duncan reconoció que Widner “dejó un complicado legado”, con una muerte que no ha sido totalmente aclarada y una doble vida que su esposa Sabrina Widner desconocía y de la que se enteró hasta que el asunto llegó a los tribunales.

Michael Widner falleció alrededor del 9 de marzo cuando su cadáver fue encontrado en Vancouver Island. La policía sigue investigando su muerte como un homicidio pues se sospecha que formaba parte del grupo Hells Angels, una organización internacional considerada como una organización criminal por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos y que en varios países se ha buscado declararlos ilegales.

Sabrina, sin embargo, no tenía conocimiento de que su esposo estuviera vinculado con dicha organización y solo supo cuando la policía empezó a interrogarla después de que se presentó la denuncia por su desaparición. Incluso negó que Michael Widner tuviera una motocicleta porque la vendió después de que nació su primer hijo y una psíquica le dijo que su querido esposo moriría en uno de esos vehículos. En realidad Widner no tenía una sino dos o más motocicletas que guardaba en el garaje de la casa que compartía con Sara Boughton, la segunda mujer.

Michael y Sabrina se casaron en una ceremonia civil en 2008 y la fiesta del enlace se celebró en un hotel de alguna playa mexicana. Al festín acudió como invitado Bob Green, prominente integrante de Hells Angels, asesinado en 2016.

Michael y Sara se conocieron en 2009 y dos meses después se mudaron juntos. A ella le contó la clásica historia del divorcio en curso que no terminó nunca porque la esposa lo amenazó con quitarle la custodia de los dos hijos que tenían en común o con denunciarlos por sus actividades criminales. Aunque ella sabía que él decía muchas mentiras, declaró ante la juez Duncan que no creía que fuera íntimo con su esposa, una intimidad que sí existía.

Durante el juicio quedó claro, al menos para la juez, que la única que vivía en la oscuridad era Sabrina pues incluso los padres de Michael conocían de su relación con Sara, pero ninguno de los dos consideró que era de su incumbencia alertar a la legítima esposa.

Fallecido Michael, Sara, con quien también tuvo dos hijos, pidió ser considerada parte de la sucesión, pues aunque no era la legítima esposa, tuvo un relación “semejante a un matrimonio”.

Según declaraciones de impuestos, Michael no tenía mucho dinero, lo que fue corroborado por Sabrina. Sin embargo, su madre declaró que su hijo era un traficante de cocaína de alto nivel y que daba dinero a manos llenas a su esposa, lo que ella negó. Aparentemente hacia el final de su vida obtuvo licencia a nombre de Sabrina para cultivar marihuana legal y ejerció varios empleos. Su patrimonio terminó siendo calculado en 150,000 dólares canadienses.

En su fallo, la juez Duncan cita fragmentos de un debate de 2009 entre el entonces fiscal general Mike de Jong y el crítico Leonard Krog respecto de la inclusión en la ley en materia de sucesiones de una disposición sobre situaciones que involucren “a dos o más cónyuges”. Para Krog, esta situación era inconcebible, mientras que de Jong explicaba que podría suceder que dos relaciones quedaran superpuestas.

“Por desagradable o de mal gusto que parezca, la posibilidad de que una persona o dos personas se encuentren en esta situación requiere, creemos, la inclusión de la disposición”, explicó el fiscal.

Tomando en consideración esta disposición, la juez Duncan falló que los bienes de Michael Widner se dividieran “entre sus dos esposas sobrevivientes”. Sabrina, sin embargo, no está muy contenta con el resultado y anunció que presentará una apelación pues sus abogados consideran que esta disposición es contraria a aquella que prohíbe la bigamia en Canadá.

Esta es otra historia de violencia hacia las mujeres.

Más información cbc.ca

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net

Pin It