Sala judicial

 

Se emite el primer veredicto en proceso en contra de funcionarios sirios por crímenes contra la humanidad

Con una condena de cuatro y medio años de prisión por ayudar e incitar la comisión de crímenes contra la humanidad, finalizó el primer proceso penal en Alemania seguido en contra de uno de los dos funcionarios del régimen de Bashar al Assad de Siria, acusados de tortura.

El proceso se verificó en un tribunal de Coblenza (Koblenz) en contra de Eyed A., de 44 años, quien fue procesado por formar parte de un escuadrón de la policía responsable de llevar sospechosos al centro de detención para ser interrogados.

Se trata del primer proceso que se sigue en contra de funcionarios del régimen de Bashar al Assad por crímenes contra la humanidad, realizado con fundamento en la reforma de 2002 a la ley penal alemana que introdujo el Völkerstrafgesetzbuch o Código Penal Internacional que establece el procedimiento penal, en línea con el Estatuto de Roma que dio origen a la Corte Penal Internacional, que concede jurisdicción a los tribunales alemanes para revisar estos casos con fundamento en el principio de jurisdicción universal según el cual si un delito grave en contra de los derechos humanos, como los crímenes de guerra y contra la humanidad, no está siendo procesado en ningún lugar, el tribunal local puede conocer de él.

En la misma ciudad de Coblenza sigue en curso el proceso en contra del otro detenido, Anwar R., de 57 años, quien durante 18 años prestó servicios como coronel de la inteligencia siria en el centro de detención rama 251 cerca de la capital siria, Damasco. Ambos procesados emigraron a Alemania donde fueron identificados por varias víctimas de tortura del régimen sirio por lo que fueron detenidos en febrero de 2019.

La defensa de Eyed A. pidió que se desecharan los cargos bajo el argumento de que si no hubiera llevado a los sospechosos de delitos al centro de detención lo hubieran ejecutado por no haber seguido órdenes. Asimismo argumentaron que, aunque ayudó en la detención de personas, él no ejecutó directamente a ningún detenido.

Las audiencia del caso duraron unos diez meses y en ellas se escuchó el testimonio de una docena de mujeres y hombres sirios víctimas de tortura en el centro de detención rama 251 en el que ambos procesados prestaban sus servicios. Uno de estos testimonios lo prestó Feras Fayyad, un director de cine de 35 años, quien se refirió a lo que cínicamente las autoridades llamaban “fiestas de bienvenida” en las que golpeaban a los detenidos durante horas incluso con los rifles. Luego los llevaban a un calabozo donde los obligaban a quitarse la ropa y ahí seguían torturándolos con azotes, palazos y arrojándoles agua helada.

El proceso en contra de Anwar R. continúa y se espera que termine en octubre. Se trata de un proceso más complejo porque la fiscalía alemana estima que es responsable de actos de tortura en contra de unas 4,000 personas entre abril de 2011 y septiembre de 2012, que resultaron en la muerte de por lo menos 58 personas. De ser encontrado culpable podría ser sentenciado a cadena perpetua.

Paralelo a estos procesos, en junio de 2020 se anunció la detención de un médico sirio acusado de haber torturado por lo menos dos veces a un detenido en una prisión siria. Se trata también de un funcionario del régimen del presidente Bashar Assad. Debido a las leyes de privacidad alemanas, este hombre fue identificado solo como Alaa M., quien llegó a Alemania procedente de Siria a mediados de 2015 y que hasta antes de su detención ejercía como médico en el país europeo. Igual que en los otros dos casos, la descripción de los actos cometidos por este médico son de extrema crueldad.

La sentencia ha sido bien recibida por quienes defienden los derechos humanos, señalando que aunque se trata del primer veredicto respecto del régimen sirio, se espera que sea el inicio de la impartición de justicia en Siria.

Más información dw.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net

Pin It