Calle en Tokio

 

Exdirectivo de Amnistía Internacional en Japón demanda a la organización citando despido injustificado

Taro O’Sullivan, ex director de Amnistía Internacional en Japón, ha presentado una demanda en contra de la organización de Derechos Humanos y de su presidente del consejo directivo en 2017 por el despido de la organización, pidiendo una compensación de 5 millones de yenes, equivalentes a US$47,500.

La demanda fue presentada esta semana en la Corte de Distrito de Tokio y en ella el exdirectivo de la organización que en 1977 ganó el Premio Nobel de la Paz, expone que su despido fue ilegal y como tal pide ser compensado.

Taro O’Sullivan, de 62 años, nació en Tokio y es hijo de madre japonesa. Sin embargo, su carrera profesional la ha desarrollado en Estados Unidos y en Canadá en diferentes organizaciones. Antes de ser contratado por Amnistía Internacional en 2017, trabajó en Los Ángeles, California, como director ejecutivo de servicios de una federación laboral.

En marzo de 2017 fue contratado por Amnistía Internacional, convirtiéndose en el primer no ciudadano japonés en ser nombrado director de la organización en Japón, cuyas oficinas abrieron en 1970.

O’Sullivan asegura en la demanda presentada que antes de su contratación hizo saber claramente a Amnistía Internacional que aunque se desempeñaba bien hablando japonés, no lo escribía ni leía, pese a lo cual se firmó el contrato de prueba de seis meses.

Durante ese tiempo, sin embargo, se hicieron algunos cambios y la organización empezó a exigir que los reportes y las presentaciones se hicieran en japonés. Inicialmente los correos electrónicos eran traducidos por el profesor universitario Kaori Shoji quien ese entonces era presidente del consejo directivo de Amnistía Internacional en Japón, pero después O’Sullivan tuvo que depender de sus propias capacidades.

Al ser forzado a comunicarse en japonés, Taro O’Sullivan se enfermó de depresión lo que le impidió trabajar y en septiembre de 2017 la organización dio por terminado el contrato aduciendo, entre otras, su actitud en el trabajo.

En la demanda O’Sullivan también expone que le habían dado amplias facultades para contratar personal, pero el consejo directivo conserva funciones de administración del personal, lo que llevó a que Kaori Shoji, quien también es nombrado en la demanda, negara una contratación realizada por O’Sullivan.

Sobre esta demanda Amnistía Internacional declaró que el consejo directivo de la organización en Japón actúo acertadamente y Kaori Shoji dijo: “Quisiera probar la verdad durante este proceso”.

Según el sitio laprogressive.com, Taro O’Sullivan, columnista del sitio, actualmente reside en Los Ángeles, California.

Más información japantimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net

Imagen de Sofia Terzoni en Pixabay