El pasado miércoles, el Partido de los Trabajadores de la República Checa fue prohibido por la Suprema Corte Administrativa del país, siendo la primera vez desde 1993, fecha en que la República Checa obtuvo su independencia, en que se veta a una organización política por razones políticas y no financieras.

A decir de los magistrados que votaron por la prohibición de esta partido, la ideología del mismo es racista, xenófoba, homofóbica y anti semita y los abogados gubernamentales que actuaron por la prohibición declararon que se trata de un partido con vínculos con grupos neo nazistas e inspirado en ideas de Adolfo Hitler.

Tras darse a a conocer el veredicto en el que se prohíbe la existencia de este partido, el ministro del interior declaró por televisión nacional que este tipo de decisiones se deben tomar a favor de la democracia y que la decisión había sido un paso más para debilitar el movimiento neo nazista.

El Partido de los Trabajadores es una organización considerada de extrema derecha, que a la fecha no tiene curules de representación nacional y solo tiene tres escaños locales, aunque en las pasadas elecciones europeas sorprendió al haber obtenido el 1% de la votación nacional.

Tomas Vandas, líder del partido acusó a la decisión de haber sido tomada por razones políticas y a solo tres meses de las elecciones generales y dijo que los que lo acusan de ser un partido inspirado en Adolfo Hitler no ha leído los estatutos de su partido puesto que esa afirmación está alejada de la realidad.

El partido de los Trabajadores tiene 30 días para apelar este fallo de la Suprem Corte Administrativa.

Fuente BBC News 

 

www.miabogadoenlinea.net