Autopista alemana

 

Familias residentes en Bélgica y con segundas residencias en Francia recurren prohibición de viajes no esenciales

Dos familias radicadas en Bélgica han recurrido ante el Consejo de Estado la prohibición impuesta por el gobierno de viajar al extranjero por razones que no se consideran esenciales, como una medida para tratar de detener el contagio de COVID-19. Ambas familias tienen casas en Francia y señalan que la prohibición las está afectando directamente.

Según los diarios La Libre Belgique y La Dernière Heure, ambas familias, una con residencia en Bruselas y la otra en Wavre, tienen también residencia en Francia en donde pasan algunos meses del año, pero con las medidas impuestas actualmente no pueden viajar a Francia porque el traslado a sus segundas residencias se considera un viaje no esencial. De esta forma, piden que se haga una excepción a propietarios de segundas residencias y la prohibición de viaje no les sea aplicable.

Ante el Consejo de Estado estas familias argumentan que la prohibición ha afectado directamente sus vidas personales y que se trata de una medida que no es proporcional porque no se justifica la distinción que se hace entre ir a ciertas partes del país y hacer viajes al extranjero, cuando la situación sanitaria en ciertas regiones de Bélgica es peor que en otras regiones del extranjero.

Estas familias no son las únicas que consideran recurrir la decisión del gobierno. La semana pasada se anunció que varias personas que residen en Bélgica y tienen segundas residencias en otros países se están uniendo en la asociación Tweres. Esta asociación presentará recurso legal para que queden exceptuados de la prohibición de viaje al extranjero.

“No estamos a favor del viaje sin control por turistas, pero queremos que sea posible [el viaje] para propietarios de segundos hogares”, declaró a los medios Jos Dumortier de la asociación Tweres, aclarando que primero analizarán si tienen causa legal suficiente para presentar el recurso y si un número suficiente de personas interesadas se unen a la acción.

La prohibición de viajes no esenciales fue anunciada el 22 de enero por el primer ministro belga Alexander De Croo y originalmente iba a estar vigente hasta el 1 de marzo. Sin embargo, en vista del número de contagios, el 12 de febrero el gobierno anunció que esta y otras medidas se prorrogan hasta por lo menos el 1 de abril, aunque el Comité Consultivo que supervisa las acciones contra el COVID-19 podría revisarlas en su reunión del 26 de febrero.

Los viajes al extranjero considerados esenciales, como por razones familiares o de negocios, se pueden realizar, siempre que las personas presenten una declaración jurada sobre las razones del viaje.

Algunas de las restricciones que los diferentes países están imponiendo para hacer frente al contagio de la enfermedad, son motivo de preocupación de la Comisión Europea. Respecto de la prohibición de viajes no esenciales en Bélgica, el 15 de febrero el vocero de la Comisión, Christian Wigand, dijo que “el asunto de la proporcionalidad es importante para nosotros y tenemos algunas preocupaciones respecto de las reglas en Bélgica. Nos mantendremos en contacto y tomaremos las medidas necesarias”.

Para el comisionado de Justicia de la Unión Europea, Didier Reynders, la prohibición de viaje es una decisión unilateral de Bélgica que excede las recomendaciones de la Unión a los estados miembros. Conforme con las reglas del espacio Schengen, un estado miembro solo puede introducir controles fronterizos cuando hay “una grave amenaza al orden público o a la seguridad interna” y la recomendación es que se desestimule el viaje a las regiones más afectadas, pero que no se cierren las fronteras.

Más información brusselstimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net