El pasado 17 de febrero, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon dio a conocer, mediante un comunicado, que el tratado contra bombas de racimo entrará en vigor el próximo 1° de agosto, al haberse obtenido ya más de 30 ratificaciones.

La firma de este documento inició en Oslo, Noruega, el 3 de diciembre de 2008. Burkina Faso y Moldavia son los últimos países en haber firmado el documento, aunque países como Estados Unidos, Rusia, Israel y China no han firmado con lo que se confirma la creencia de que no lo harán.

Las municiones de las bombas de racimo son poco precisas y muchas veces siguen mutilando a la población civil una vez acabado el conflicto. La ONU estima que el 98% de las víctimas de estas bombas son civiles y que el 40% son niños.

Este tratado no prohíbe el uso de estas bombas, sino que actualiza las especificaciones técnicas para que se fabriquen bombas más precisas con menor margen de error en la detonación y cese la utilización de las bombas de este tipo construidas hasta este momento.
 

Fuente ONU

  

www.miabogadoenlinea.net