Mazo judicial

 

Sentencian en San Juan al abuelo a quien se le resbaló de una ventana en un crucero la nieta de un año

El lunes de esta semana, Salvatore Anello, abuelo de Chloe Wiegand, fue sentenciado en un tribunal de Puerto Rico por el homicidio negligente de su nieta de un año siete meses cuando cayó once pisos de una ventana en un crucero de Royal Caribbean.

El fatal accidente que llevó a la muerte de Chloe ocurrió en julio de 2019 cuando la familia viajaba a bordo del barco Freedom of the Seas, de la compañía Royal Caribbean. Estando atracado en el puerto de San Juan, Puerto Rico, el abuelo alzó a la niña hasta una ventana que estaba abierta. La niña se le soltó de las manos y cayó once pisos.

Como el barco estaba en el momento del accidente en Puerto Rico, el abuelo fue imputado por homicidio negligente en ese país; un cargo que inicialmente negó aduciendo en su defensa que pensaba que la ventana estaba cerrada y que debido a su daltonismo no había distinguido los colores que mostraban que la ventana estaba abierta. Esta defensa fue refutada por la naviera que mostró videos de cámaras de seguridad según los cuales Salvatore Anello sabía que la ventana estaba abierta.

En diciembre, las fiscales Laura Hernández e Ivette Nieves ofrecieron a Salvatore Anello un acuerdo para que se declarara culpable del homicidio negligente de su nieta a cambio de no ir a prisión. Para no generar más sufrimiento a la familia, Anello accedió a este acuerdo y el lunes 8 de febrero la juez Gisela Alfonso Fernández, del Tribunal Superior de San Juan, dictó la sentencia de culpabilidad condenando al abuelo a tres años de libertad probatoria.

Salvatore Anello compareció ante el tribunal vía remota desde su domicilio en el estado de Michigan, Estados Unidos, y la juez Alfonso aceptó que la sentencia se cumpla en los Estados Unidos.

Paralelo a este proceso, la familia de Chloe Wiegand demandó a Royal Caribbean argumentando que las medidas de seguridad son deficientes al tener ventanas abiertas sin previo aviso. En esta acción civil la familia de la niña está siendo representada por el abogado Michael Winkleman quien dijo ha culminado la fase probatoria del proceso sin evidencia sólida que establezca que Anello sabía que la ventana estaba abierta y anunció que se ha fijado el 8 de abril como fecha de audiencia en un tribunal del sur de Florida en donde se radican todas las demandas en contra de esta y otras navieras, según es aceptado por los viajeros en el contrato de adhesión que firman cuando compran el viaje.

Los procesos en contra de navieras suelen ser complicados ya que están regulados por leyes especiales que contienen varias disposiciones que podrían presentar dificultad para sustentar los casos. “Hay diferentes estándares de evidencia, plazos de prescripción más cortos y más oportunidades de meterte en problemas”, declaró sobre este tema la abogada Deborah J. Gander, socia del despacho Colson Hicks Eidson de Coral Gables, Florida.

El abogado Michael Winkleman, del despacho de Miami, Florida, Lipcon, Margulies, Alsina & Winkleman, que representa a la familia de Chloe, es especialista en demandas contra navieras. También representa a Matt y Lauren Urey, un matrimonio de Carolina del Sur, Estados Unidos, que está demandando también a Royal Caribbean por la erupción de volcán de la isla Whakaari / White Island, Nueva Zelanda, en diciembre de 2019.

“Después de esta sentencia siento una mezcla de enojo y alivio. Alivio de que no iré a prisión y que no tuve que admitir ningún hecho. Alivio por mi familia para que podamos cerrar este capítulo y movernos juntos”, declaró Salvatore Anello en comunicado.

Al hacer notar que no tuvo que admitir ningún hecho, la sentencia, muy probablemente, no interferirá con la demanda civil de la familia contra la naviera.

Más información elcomercio.com /edition.cnn.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net