El golpe de estado del pasado jueves en Níger ha sido fuertemente condenado tanto por las Naciones Unidas, como por Francia y por los propios países africanos.

El presidente en funciones, Mamadou Tandja, fue tomado prisionero tras los ataques a la capital Niamey y se cree que varios de sus primeros ministros también están cautivos.

Níger fue colonia francesa hasta 1960, año en que logró su independencia. Políticamente ha sido muy inestable, sobretodo en los últimos meses en que se acusaba al presidente Tandja de fraude electoral y corrupción.

Mamadou Tandja fue elegido como presidente en 1999 y reelecto en el 2004 para un segundo período como lo permitía la Constitución. Pero Tandja prorrogó su mandato mediante una reforma a la Constitución que fue declarada ilegal por el Tribunal Constitucional nigerino. Los miembros de este tribunal fueron destituidos y el Parlamento, que se opuso al tercer período, fue disuelto.

Los golpistas, mediante un comunicado, declararon haber instalado una junta, a la que denominan Consejo Supremo para la Restauración de la Democracia, el cual suspendió la constitución y disolvió las instituciones del país, además de haber proclamado un toque de queda y el cierre de las fronteras.

Tanto Ban Ki Moon, de la ONU, como representantes de la Unión Africana condenaron el golpe de estado, y declararon que igualmente condenan el gobierno de Tandja por haber violentado el orden constitucional, en un dilema muy parecido a lo que ocurrió el año pasado en Honduras.

Fuente BBC News

 

www.miabogadoenlinea.net