Persona en camilla

 

Dieta japonesa aprueba reformas a leyes para multar a quienes incumplan medidas como la hospitalización de enfermos graves

La Cámara de Consejeros de Japón, cámara alta del poder legislativo, aprobó este miércoles reformas a dos leyes que dan respuesta a la epidemia del nuevo coronavirus, una de ellas imponiendo, por primera vez, multas por incumplir las disposiciones expedidas para limitar los contagios.

Al aprobarse las reformas, el ministro de Salud, Norihisa Tamura, explicó a un comité de la Cámara de Consejeros que las municipalidades han expuesto el problema que representa la gente que presentando síntomas severos de la enfermedad, optan por no hospitalizarse o escapar de los hospitales, poniendo en riesgo no solo su salud, sino la de los demás. Tal es el caso reportado de un hombre que, con síntomas severos, escapó del hospital para ir a un SPA y a su oficina, diciendo que estaba preocupado por su negocio.

Hasta antes de la aprobación de estas reformas, las autoridades de las prefecturas solo podían apercibir a las personas para que cumplieran con las normas, pero no imponer sanciones más enérgicas como multas. “Hemos incorporado sanciones para asegurar la efectividad”, declaró a los consejeros el ministro Tamura.

Originalmente el gobierno había propuesto incluir multas y sanciones de prisión a quienes incumplieran con la hospitalización a la que están obligados quienes presentan síntomas graves de la enfermedad una vez que ha sido diagnosticada. Quienes presentan síntomas moderados pueden permanecer en hoteles o en sus casas de así desearlo.

La ley, que fue aprobada el lunes por la Cámara de Representantes, dispone multas de hasta 500,000 yenes para los pacientes de COVID-19 que se resistan a la hospitalización, y de hasta 300,000 yenes para quienes rehúsen participar en investigaciones epidemiológicas de las autoridades de salud. Las cantidades mencionadas son equivalentes a 4,760 y 2,850 dólares estadunidenses.

El gobierno había considerado sentencias de prisión de hasta un año y una multa de hasta un millón de yenes (US$9,520) para el primer supuesto y multa de hasta 500,000 yenes para quienes no cooperaran con los estudios epidemiológicos. Sin embargo, en las negociaciones se consideró que se trataba de medidas muy extremas.

Otra reforma incluye la imposición de multas de hasta 300,000 yenes a los bares y restaurantes que no cooperen con las ordenes de reducir sus horario de funcionamiento cuando se declare el estado de emergencia y de multas de hasta 200,000 yenes para los que no cooperen con las medidas impuestas cuando se decreten niveles menos elevados.

Sobre las declaraciones de emergencia, la ley de medidas contra el coronavirus y la ley de enfermedades infecciosas son reformadas para facultar al gobierno a imponer medidas de control sin necesidad de que se declare nivel de emergencia. De esta forma se establecen cuatro niveles de alerta y no es sino hasta el nivel 3 cuando se puede declarar el estado de emergencia.

La ley, sin embargo, no establece los parámetros que se tomarán en cuenta para establecer estos niveles de emergencia y al respecto el ministro Tamura dijo que el gobierno tomará las decisiones con fundamento en estándares objetivos y después de haber escuchado la opinión de los expertos.

Cuando la Cámara de Representantes aprobó las reformas adjuntó una declaración en la que piden que el gobierno time en consideración la afectación de los derechos de los ciudadanos al establecer las medidas de control del contagio.

Más información japantimes.co.jp

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net