Monedas antiguas

 

TJUE concluye que vulnera el derecho a la propiedad privada de tercero de buena fe el decomiso de bien usado en la comisión de un delito

En un caso que implica al derecho de Bulgaria, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea falló esta semana que la ley nacional que permite el decomiso de un instrumento o bien utilizado para la comisión de un delito, propiedad de un tercero de buena fe, sin conceder recurso en contra de esa decisión, es contrario al Derecho de la Unión.

El caso se refiere a la detención en junio de 2018 en Bulgaria del conductor de un tractocamión de una empresa turca que, a cambio de dinero, aceptó transportar ilegalmente 3,000 monedas antiguas de Turquía a Alemania. Para este efecto, escondió las monedas en el tractocamión o cabeza tractora.

En el paso fronterizo con Bulgaria, se descubrió el contrabando y el conductor, identificado como OM, fue detenido y condenado en marzo de 2019 en Bulgaria por contrabando agravado. Por este delito se decomisaron las monedas y el tractocamión usado en el transporte, aunque el semirremolque fue restituido a la empresa turca.

En el proceso de apelación ante el Apelativen sad — Plovdiv, Tribunal de Apelación de Plovdiv, Bulgaria, se presentó la empresa turca pidiendo la restitución del tractocamión alegando que ellos no tenían conocimiento ni podían tener conocimiento de que su conductor aceptaría llevar contrabando.

El Apelativen sad presentó la pregunta al Tribunal de Justicia, señalando que la ley búlgara no prevé el recurso de impugnación por parte del tercero de buena fe para reclamar el decomiso y pedir la restitución de su propiedad.

A esta cuestión, el Tribunal recordó que si bien la normativa europea prevé el decomiso de bienes o instrumentos utilizados para la comisión de un delito, cuando se trata de bienes de terceros de buena fe, esto es, no involucrados en el delito en cuestión, se debe respetar su derecho de propiedad, el cual, sin embargo, no es absoluto. De esta forma, señala que las limitaciones a ese derecho de propiedad no deben ser desmesuradas e intolerables de tal forma que afecten la esencia del derecho de propiedad garantizado.

En el caso se señala que la finalidad de ley búlgara es impedir la importación ilícita de mercancías en el país. En este caso el decomiso afecta a un tercero de buena fe, que no sabía ni podía saber que el tractocamión fue utilizado para cometer un delito por lo que ese decomiso, en relación con la finalidad u objetivo perseguido, es una intervención desmesurada e intolerable que afecta a la propia esencia del derecho de propiedad de ese tercero garantizado en el artículo 17 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea.

Adicionalmente el Tribunal señala que la ley búlgara, al no conceder recurso al tercero de buena fe afectado por el decomiso, está en falta de lo dispuesto en el artículo 47 de la Carta que dispone que toda persona cuyos derechos y libertades garantizados por el Derecho de la Unión hayan sido violados tiene derecho a la tutela judicial efectiva.

Recordemos que el Tribunal de Justicia no ordena la restitución del bien decomisado porque solo le corresponde responder las inquietudes de los tribunales locales respecto de la aplicación de la normativa europea. En este sentido, la decisión es entregada al Apelativen sad el que deberá resolver la restitución del tractocamión a la empresa turca y, en su caso, señalar al legislativo que se debe reformar la ley para incluir el remedio legal en estos casos.

Más información curia.europa.eu

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net