Mazo judicial

 

Pareja del exministro de Justicia de Noruega fue condenada a prisión por montar ataques que pusieron en riesgo la democracia

El viernes 15 de enero los jueces del Tribunal del Condado de Oslo, Noruega, dieron a conocer la sentencia condenatoria a Laila Anita Bertheussen, pareja sentimental del exministro de Justicia, Tor Mikkel Wara, por ataques a la democracia al haber montado ataques en contra de su pareja y de otros dos políticos haciéndolos pasar por ataques de grupos opositores.

Por sus delitos, que no nada más costaron el cargo a su pareja, sino que pusieron en riesgo la estabilidad del gobierno y escandalizaron a la sociedad noruega, Laila Anita Bertheussen fue condenada a un año ocho meses de prisión. Se trata de una sentencia que fue inmediatamente apelada por la sentenciada: La fiscalía anunció una probable apelación para pedir una sentencia condenatoria más larga.

Se trata de un caso de novela en el que la acusada envió cartas de amenaza a su pareja y a otros dos políticos del partido que apoyan la política antiinmigrantes del gobierno de Erna Solberg y que, según lo establecido en el proceso, apuntaron a tratar de perjudicar a la directora y actores de una obra de teatro que entonces se presentaba en Oslo, titulada Modos de ver, en la que acusaban a los políticos de estar construyendo redes para hacer de Noruega “una sociedad más racista”. En la obra se presentaban imágenes con las fachadas de diferentes casas de políticos, entre ellas la de Wara y Bertheussen, lo que enfureció a la procesada de 55 años, quien presentó varias denuncias a la policía acusando a la producción teatral de invasión a su privacidad.

Cuando las cartas amenazantes se empezaron a recibir, se montó un operativo de vigilancia en la casa de la pareja, pese a lo cual se realizaron actos de vandalismo incluido el incendio a uno de sus vehículos. En todos estos casos, misteriosamente los sistemas de vigilancia electrónica se apagaban momentos antes del ataque.

Una vez que en marzo de 2019 Bertheussen fue detenida por la policía por ataques a la democracia y siete cargos más, el ministro Wara renunció de su cargo y regresó a trabajar a la iniciativa privada. Durante todo el proceso se mantuvo cerca de su pareja presentándose en todas las audiencias, salvo la del viernes cuando se dictó sentencia. Su abogado no explicó la causa de esta inasistencia.

Los medios reportan que durante el proceso judicial la acusada se burló de la policía y de la fiscalía retándolos frecuentemente al presentarse a las audiencias con bolsos que tenían escritas burlas e insultos.

El abogado de Laila Anita Bertheussen, John Christian Elden, basó la defensa acusando a las autoridades de haber realizado una investigación unilateral y tendenciosa hacia su representada quien durante todo el proceso negó haber sido la autora intelectual y material de las amenazas.

Pese a que la policía no entregó “evidencia concreta”, el panel de jueces del tribunal de Oslo concluyó que la fiscalía mostró suficientemente el motivo y la oportunidad, declarando culpable a la procesada. “No dudamos que el caso ha sido inusualmente investigado a detalle”, dijo el juez Yngvild Thue, negando haber encontrado indicios de una subjetividad de la policía y señalando que la indiciada actuó de forma predeterminada.

Ya veremos cómo va la apelación que muestra el extraño comportamiento de algunas personas con poder.

Más información newsinenglish.no

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net