Mazo judicial

 

Por medidas contra el coronavirus, el tribunal postergó audiencia en el proceso contra Benjamín Netanyahu por corrupción

El panel de tres jueces de la Corte de Distrito de Jerusalén en la que se verifica el proceso del primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, acusado de corrupción, anunció el viernes que la audiencia del 13 de enero en la que estaba prevista la comparecencia del mandatario queda pospuesta indefinidamente.

Por las medidas que el gobierno israelí está tomando para tratar de evitar más contagios de COVID-19 y que están implicando un cierre de actividades, la Administración de Tribunales señaló el jueves que los casos no urgentes o de menor importancia debían ser pospuestos salvo que los jueces decidieran que el horario fijado para una audiencia es importante para el desarrollo del proceso particualr, dejando a juicio de los juzgadores la decisión de sostener o postergar las audiencias.

Los jueces Rivka Friedman-Feldman, Moshe Bar-Am y Oded Shaham, nombrados en febrero de 2020 para revisar el caso presentado por la fiscalía en contra del primer ministro, decidieron que la esperada audiencia del 13 de enero fuera pospuesta debido a la gran cantidad de personas que se esperaba que acudieran entre personal de tribunal, abogados, periodistas y manifestantes.

La decisión, si bien tomada por razones de salud pública, no ha escapado del escrutinio de los adversarios políticos del gobierno que han acusado al primer ministro y al actual ministro de Justicia, Benny Gantz, de usar la pandemia para fijar reglas que sean benéficas al mandatario, en este caso respecto del juicio que se le sigue y que sus abogados han intentado de muchas formas que sea pospuesto. En este sentido, a principios de la semana pasada el tribunal rechazó la más reciente petición presentada por la defensa de Netanyahu para posponer el caso.

La defensa más reciente de Netanyahu expuso que al no existir una autorización por escrito del inicio de las investigaciones, el fiscal general Avichai Mandelbilt había infringido la Ley Fundamental. Por tal motivo, durante la audiencia del miércoles los jueces ordenaron a la fiscalía a entregar “sin demora” el documento que probara que la fiscalía general autorizó la apertura de la investigación al primer ministro. Esta documentación fue entregada a los abogados de la defensa y al tribunal la tarde del jueves.

Este proceso penal es el primero que se efectúa a un primer ministro en funciones. La investigación respecto de las acusaciones inició en 2017 y desde entonces los partidarios de Netanyahu han intentado que se desechara o que no se presentara acusación formal. Sin embargo, el 28 de enero de 2020 el fiscal general Avichai Mandelbilt, después de haber cumplido con el procedimiento legal que le impuso una espera, presentó ante la Corte de Distrito de Jerusalén tres acusaciones de delitos de corrupción y sobornos en contra del primer ministro de Israel por haber recibido regalos ilegales y por haber negociado con medios de comunicación reglamentos que les benefician a cambio de cobertura positiva en las noticias. Los casos están identificados como 1000, 2000 y 4000.

La audiencia se ha pospuesto indefinidamente lo que le da tiempo al primer ministro para enfocarse en la nueva elección de marzo y en la que tiene posibilidades de ganar con mayoría debido al debilitamiento político de su principal opositor, Benny Gantz, por la formación de un nuevo partido político conformado por exmilitantes del Partido Azul y Blanco de Gantz.

Si se ha valido de su puesto el primer ministro para mover a su favor los hilos de la justicia, no lo sabremos con absoluta certeza, aunque podemos intuir que no ha sido un pasivo espectador del proceso judicial en su contra.

Más información timesofisrael.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net