Cultivo de cítricos

 

Gobierno del Reino Unido abre consulta sobre edición genética de ganado y cultivos en Inglaterra

Completada su salida de la Unión Europea, el Reino Unido está buscando legislar en temas que la normativa europea ha restringido o limitado. Uno de estos temas es la edición genética de ganado y productos agrícolas para generar alimentos más resistentes y de mayor calidad según la Secretaría del Medioambiente.

A este respecto esta semana se abrió a consulta pública el uso de la edición genética para modificar ganado y cultivos en Inglaterra. En la consulta se explica que la edición genética implica cambios al ADN de una especie particular, un proceso que muchos científicos diferencian de la modificación genética, proceso este último en el que el ADN de un tipo de organismo se introduce a otro.

En 2018 la Corte Europea de Justicia concluyó que la edición genética es, de hecho, una modificación genética y bajo la normativa europea ambas técnicas están bajo una regulación muy estricta.

Como el Reino Unido ya no tiene que "seguir servilmente" la ley europea, que es "notoriamente restrictiva y politizada", según declaraciones de George Eustice, secretario del Medioambiente, ahora pretenden permitir estas técnicas de modificación de alimentos.

El secretario del Medioambiente ha explicado que la edición genética copia el proceso de reproducción natural, acelerando lo que los granjeros han hecho durante siglos de elegir los animales o plantas más fuertes y saludables para reproducirlos.

Dijo, además, que esta técnica suscita muchas menos preocupaciones éticas o biológicas que otras formas de ingeniería genética ya que los organismos creados mediante la edición de genes podrían haberse creado de forma natural y, por lo tanto, "respetan las leyes de la naturaleza".

Este tema, como es normal, ha sido bienvenido por unos, pero cuestionado por otros que se oponen a la ingeniería genética. Quienes lo apoyan sostienen que es una técnica que ayudará en la seguridad alimentaria al generar cultivos más resistentes, particularmente frente al cambio climático. Se señala que, además, que reducirá el uso de antibióticos y pesticidas químicos, elevando el bienestar animal y creando alimentos más saludables, además de lograr una reducción de desperdicio al aumentar la vida útil de frutas y verduras.

Otro grupo de científicos y productores son más cautos y piden considerar detenidamente el tema señalando que en torno de la técnica hay todavía mucha incertidumbre y que los beneficios señalados no son totalmente ciertos.

Consideraciones legales también han sido expuestas pues permitir la edición genética de ganado y cultivos en el Reino Unido implicaría reciprocidad y abrir la puerta a todo tipo de alimentos genéticamente editados provenientes de otras partes del mundo.

Esta irrupción de productos puede llevar también a que no se etiqueten debidamente con la advertencia de que se trata de alimentos genéticamente editados lo que pondría en desventaja a los consumidores que prefieren no consumirlos.

Por lo que respecta a las exportaciones, al tratarse de una técnica que está muy regulada en algunos países, limitaría las ventas de carne y frutas y vegetales del Reino Unido, pudiéndose incluso prohibir toda importación aunque no se trate de productos genéticamente editados. Este riesgo se corre respecto de los países de la Unión Europea.

Todas estas consideraciones deberán ser tomadas en cuenta por la ciudadanos británicos que tienen el plazo de 10 semanas para manifestar su aprobación o desaprobación pues la consulta estará disponible hasta el 17 de marzo.

Más información bcc.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net