Imprimir
Categoría: El Derecho y la Actualidad
Visto: 1345
powered by social2s

Esta última semana hemos sido testigos de diversas detenciones de líderes de opinión por expresar sus ideas, como un intento de los gobiernos de acallar las críticas en su contra.

 

 Empecemos por Malasia, donde la oposición al régimen actual a cargo del Primer Ministro Abdullah ha llegado a cifras no vistas con anterioridad, han detenido en este mes a tres críticos del gobierno, uno de ellos de nombre Raja Petra, conocido bloguero y uno de los más feroces críticos del gobierno.

 

En Malasia existe el derecho de expresarse libremente, pero también existe una ley, llamada de Seguridad Interna, conocida como ISA por sus siglas en inglés (Internal Security Act) que puede usarse en contra de cualquier derecho establecido por las leyes. Es una de esas leyes que probablemente nacieron con fines de seguridad nacional, pero que se ha ido tergiversando en su uso y ha llegado a ser esgrimida en contra de los detractores del gobierno con el fin de acallarlos.

 

Según esta ley, una persona puede ser detenida hasta por dos años sin juicio de por medio  y ese tiempo se puede ampliar indefinidamente. Esta sentencia solamente puede ser revertida por orden del Ministro de Gobierno y no de un juez.

Raja Petra fue detenido bajo la acusación de insultar al Islam e incitar tensiones interraciales a través de su artículo publicado en el sitio web del diario Malaysia Today.

Esta detención ha desatado numerosos protestas por considerarse que es una acción que atenta frontalmente contra los derechos humanos del pueblo Malasio. Y quizá en este caso la presión social que se ejerza en contra del abuso de poder sea la manera en que Raja Petra sea puesto en libertad, pese a que su abogado está haciendo su mejor esfuerzo para impugnar la detención.

En Turquía el gobierno también ha sido criticado por la acusación que ha interpuesto en contra de Burlent Ersoy, una famosa cantante transexual, que en febrero pasado habló en contra de la operación militar que su gobierno lleva a cabo en contra de los rebeldes Kurdos del norte de Iraq, en donde han muerto unas 40,000 personas desde que el conflicto inició en 1985.

El gobierno acusó a la cantante de incitar a la opinión pública en contra del servicio militar, que es visto por el propio gobierno como un deber sagrado de los turcos.Burlent Ersoy se presentó esta semana a la Corte para seguir su juicio donde declaró que está en su derecho de expresarse libremente como una ciudadana turca leal, ya que no siente que haya traicionado a su país en ningún momento. A la prensa declaró que no se va a quedar callada y que va a seguir hablando “aunque la cuelguen”. Pero de ser encontrada culpable enfrentará una sentencia de prisión de hasta cuatro años y medio.

Y en Camerún, otro cantante ha sido condenado a tres años y medio de prisión tras haber sido encontrado culpable de participar en una manifestación en contra del gobierno en donde según reportes oficiales fallecieron unas 40 personas.

La esposa del popular cantante Lapiro Mbanga declaró que su marido no participó en esa manifestación y que ha sido la excusa del gobierno para detenerlo después de que se manifestara mediante una canción que critica la reforma constitucional que permite la re-elección del presidente Paul Biya en el 2011 y quien ha estado en el poder desde 1982.

En Francia el conocido escritor Pierre Pean también está sujeto a proceso por inicitar el racismo tras escribir sobre el genocidio ocurrido en Rwanda en 1994 donde cerca de 800 mil Tutsis y Hutus moderados fueron asesinados.

La demanda ha sido interpuesta por un grupo denominado SOS Racismo y es respaldada por el Fiscal General, ya que consideran que es un detonante de odio contra Francia, país que ha negado su participación en el genocidio a diferencia de lo que expone el escritor.

Y para finalizar este recorrido mundial, en México hemos sido testigos del lamentable homicidio de un locutor de radio de programas juveniles por colocar pancartas en contra del secuestro. La diferencia es que en México no ha sido obra del gobierno sino del crimen organizado lo que nos lleva a concluir que unas veces amparados por la ley y otras al margen de la misma, en el mundo se hacen constantes esfuerzos por silenciar las voces que no se quieren oír. 

www.miabogadoenlinea.net
powered by social2s