Vaca pastando

 

Tribunal de Justicia de Europa concluye que no interfiere con libertad religiosa prohibir sacrificio de animales sin aturdimiento previo

El 17 de diciembre de 2020 se publicó una decisión del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, constituido en Gran Sala, en la que concluye la validez de un reglamento de Bélgica que prohíbe la matanza de animales sin procedimiento de aturdimiento previo reversible, lo que contraría las disposiciones de sacrificios rituales de animales según las religiones judía y musulmana.

El reglamento fue expedido en 2017 y, como medida de protección a los animales, establece que antes de sacrificar a un animal se debe efectuar un proceso de aturdimiento lo que, supuestamente, reduce el sufrimiento de los animales sacrificados. El reglamento excluye de esta disposición a los animales cazados o pescados o sacrificados durante actividades deportivas o culturales. El reglamento, por tanto, se refiere particularmente a la producción de alimentos.

Este reglamento fue recurrido por diversas asociaciones judías y musulmanas que piden que sea derogado o abrogado en su totalidad por ser violatorio del artículo 10 de la Carta Europea de Derechos Humanos que protege la libertad de creencias. Esto porque conforme con estas religiones el consumo de la carne de un animal que antes de la muerte está lastimado no es permisible y el aturdimiento previo significa lesionar de antemano a los animales. Este requisito, por tanto, excluye la posibilidad de que en Bélgica se produzca carne kosher o halal consumida por judíos y musulmanes.

El Tribunal, respondiendo una pregunta del Tribunal Constitucional de Bélgica, Grondwettelijk Hof, concluyó que el reglamento belga está conforme con la normativa europea y no limita la libertad de culto porque establece un equilibrio entre el bienestar animal y la práctica de la religión, ya que el reglamento se limita solo a un aspecto del ritual religioso.

Para el Tribunal, el reglamento belga responde al objetivo de interés general reconocido por la Unión Europea del bienestar animal y es una limitación proporcional a la práctica religiosa por tratarse de un aturdimiento reversible que, según un citado “consenso científico”, es el medio óptimo para reducir el sufrimiento del animal en el momento de la matanza. Además, señala, el reglamento no prohíbe ni obstaculiza la comercialización de productos de animales sacrificados conforme con la práctica ritual cuando esos productos sean originarios de otro estado miembro o de un tercer estado.

Sobre la excepción a la pesca, cacería y actividades culturales y deportivas, el Tribunal señala que no es violatoria de los derechos protegidos a la igualdad, no discriminación y diversidad cultural, religiosa y lingüística, porque estas actividades dan lugar a “una producción marginal de carne que no es significativa desde el punto de vista económico” y, por lo tanto, no pueden considerarse como una actividad de producción de alimentos por lo que puede darse un tratamiento diferente en el reglamento.

La decisión no ha sido del agrado de las organizaciones religiosas que presentaron el recurso y ha sido cuestionado en cuanto al mencionado “consenso científico” sobre el que se funda la decisión aludiendo que no existe tal consenso y que los métodos de aturdimiento reversible pueden llegar a ser más crueles que las técnicas kosher o halal empleadas en el sacrificio de los animales.

La decisión del Tribunal europeo, sin embargo, no resuelve el asunto y solo responde la pregunta formulada por el Grondwettelijk Hof, tribunal que ahora deberá resolver el litigio.

Más información curia.europa.eu

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net