Gallinas

 

Cadena de restaurantes Chick-fil-A demandó en Estados Unidos a avícolas por colusión para fijar precios del pollo

Chick-fil-A, la cadena de restaurantes de los Estados Unidos más grande de comida de pollo, presentó una demanda en contra de 17 empresas avícolas a las que acusa de colusión en la fijación del precio del pollo, acusando de que los restaurantes han pagado millones de dólares en sobreprecio debido a este esquema.

Entre las empresas demandadas están Perdue Farms, Tyson Foods, Pilgrim's Pride y Sanderson Farms. Se trata de empresas que en casos separados han sido acusadas por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos por la colusión para fijar el precio de pollos de engorde. Por ejemplo, en octubre Pilgrim's Pride, de la que la empacadora brasileña JBS SA es prácticamente la propietaria, se declaró culpable a un cargo de conspiración para limitar la competencia en la venta de productos del pollo y por ello pagó una multa de110.5 millones de dólares.

Con fundamento en estos argumentos del gobierno de los Estados Unidos, Chick-fil-A (CFA Inc) está presentando la demanda. “CFA Inc quedó privado de los beneficios de una competencia libre, abierta y sin restricciones en el mercado del pollo en los Estados Unidos”, se lee en la demanda presentada en la que se pide una compensación no cuantificada por daños y el pago de los gastos legales. “La competencia en la fijación de precios pagados por el pollo en los Estados Unidos fue legalmente restringida, suprimida y eliminada,” se agrega en la acción legal.

Chick-fil-A, que dice comprar “miles de millones” de dólares en pollo, alega que la industria avícola utiliza un servicio llamado AgriStats para compartir de forma encubierta datos de precios con la competencia. Según la demanda, AgriStats utiliza datos anónimos proporcionados por los mismos productores para presentar una imagen de los precios en la industria avícola y que es así como se comunican los productores para fijar los precios.

Esta demanda no es la única que las empresas avícolas enfrentan puesto que se ha presentado otra por varios supermercados, Target incluido, en que demandan también por colusión en la fijación de precios, además de que otros restaurantes podrían seguir los pasos de Chick-fil-A, famoso por sus sándwiches de pollo frito, y demandar también por millones de dólares.

De momento, las empresas avícolas se han dado a la tarea de tratar de desmentir las acusaciones. “Creemos que estas reclamaciones no tienen fundamento y planeamos responder los méritos”, declaró vía mail a los medios Diana Souder, directora corporativa de comunicaciones de Perdue Farms.

Al ser una investigación en curso, las acciones legales seguirán el proceso para saber si ejercieron prácticas restrictivas al comercio.

En otro interesante caso de colusión para la fijación de precios, en septiembre la autoridad neerlandesa de consumo y mercados, ACM por sus siglas en inglés, multó con un total de 82 millones de euros a cuatro empresas tabacaleras por haberse coludido en la fijación de precios entre julio de 2008 y julio de 2011.

En este caso, las empresas compartían ilegalmente la información sobre el precio al menudeo de los cigarros, la que debe ser entregada con antelación para que pueda imprimirse en las cajetillas. Esta fijación de precios distorsiona la competencia entre las empresas y las puede llevar a generar mayores ingresos en comparación con momentos en que esta información no es compartida.

Ya veremos cómo evolucionan estas acciones legales que se presentan cuando se ha anunciado el desarrollo de pollo “cultivado” que podría terminar por cambiar a la industria avícola y la forma en que se consume este producto.

Más información dailymail.co.uk

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net