Anillos en la mano

 

Estudio publicado en Dinamarca sobre salud de divorciados indica que ellas suelen ser quienes inician el divorcio

El Departamento de Salud Pública de la Universidad de Copenhague, Dinamarca, publicó la semana pasada el resultado de un estudio realizado a casi 2,000 parejas divorciadas para conocer los efectos que un divorcio tiene en la salud física y mental de las personas.

Además de los efectos en la salud de los divorciantes, el estudio señala que son las mujeres danesas las que mayoritariamente impulsan el proceso de divorcio, una conclusión que podría servir de un poco de consuelo a los extranjeros que se han divorciado a instancias de sus esposas danesas. Esto porque la percepción es que el esposo extranjero inicia el proceso de divorcio en muy raras ocasiones.

Una percepción que parece coincidir con la actualidad ya que el estudio establece que los hombres son pidieron el divorcio en el 29 por ciento de los 1,856 divorcios estudiados, mientras que la mujer fue la iniciadora en el 52 por ciento de los casos.

Los autores explican que este estudio lo hicieron respecto del divorcio en Dinamarca porque puede proporcionar “una perspectiva única sobre el divorcio y los procesos relacionados con el divorcio” debido a “la alta aceptación social” del divorcio.

“El divorcio no está asociado a un estigma social como en muchas otras partes del mundo”, señalaron los autores del estudio. “Adicionalmente, Dinamarca es un país con elevados niveles de igualdad, tanto en término de equidad de género como de equidad de ingresos. Como tal, Dinamarca ofrece un contexto único en el que estudiar si los factores sociodemográficos y los relacionados con el divorcio predicen la salud mental y física posterior al divorcio.”

Sobre los efectos en la salud, no parece haber mucha diferencia entre hombres y mujeres, aunque la conclusión es que en un proceso de divorcio sí hay un deterioro de la salud física y mental de la pareja, que se incrementa cuando las discusiones alcanzan la custodia de los hijos.

Para los autores del estudio, en este sentido la sociedad puede hacer más para ayudar a los divorciantes y divorciados.

En el estudio no se menciona, pero desde que se implementaron unas reformas al proceso de divorcio en abril de 2019, abogados e involucrados en estos procesos reportaron resultados negativos porque en lugar de ayudar en el proceso emocional, se ponía más presión a los hijos y a los padres.

Una de estas nuevas reglas estableció que durante tres meses los niños de padres en proceso de divorcio podían tener dos direcciones registradas con la finalidad de que los tribunales no tomaran el domicilio del niño como factor para otorgar la custodia a uno u otro progenitor.

Estos tres meses corresponden con otra reforma que impone este periodo a los cónyuges para pensar el divorcio antes de proceder, tiempo durante el cual tienen que asistir a un pequeño curso diseñado para mostrar el divorcio desde la perspectiva de los hijos.

Según el estudio, los hombres y mujeres daneses divorciados, en comparación con datos generales del país, tienden a tener una salud general peor, menor vitalidad, una disminuida función social y peor salud mental, aunque mayor funcionamiento físico y menos dolores corporales.

Interesante es de señalarse que los hombres de menor edad y mayor nivel de ingresos tienen en general mejor salud física y que los que tienen más hijos que el promedio, más divorcios previos, una nueva pareja y un divorcio poco conflictivo presentan una mejor salud mental, mientras que para las mujeres estas condiciones se traducen en una mejor salud física.

Más información cphpost.dk

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net