Llave en cerradura

 

Inició la segunda fase de la ley de arrendamientos en Berlín que prevé la reducción de rentas que excedan el límite máximo

El 23 de noviembre inició la vigencia de la fase dos de la reducción de rentas en Berlín, Alemania, imponiendo la obligación a los arrendadores a reducir las rentas que excedan en más del 20 por ciento el límite máximo estandarizado.

Entre 2014 y 2019, en parte por el fenómeno de gentrificación al que no ha ayudado la aparición de plataformas de rentas cortas vacacionales como Airbnb, las rentas en Berlín han aumentado casi en un 30 por ciento. Se trata de una ciudad en donde el 85 por ciento de los habitantes renta por lo que el aumento de los alquileres ha tenido un profundo e importante impacto en la población con algunos estudios indicando que muchas familias han tenido que dejar la ciudad por no poder pagar las elevadas rentas.

Para atacar este problema las autoridades berlinesas aceptaron una ley cuya implementación va por etapas y que empezó en febrero por congelar durante cinco años las rentas de alrededor de 1.5 millones de departamentos en la ciudad.

Ahora inicia vigencia la disposición que ordena la reducción de rentas que exceden el límite máximo fijado de alquiler y a partir de 2022, no se permitirá que las rentas superen los niveles de inflación en más de un 1,3 por ciento anual. En caso de infracciones de la Ley de Cobertura de Arrendamiento, los propietarios se enfrentarán a una multa de hasta 500,000 euros. Estas disposiciones no aplican a departamentos construidos después de 2014, cuyas rentas llegan a alcanzar 850 euros mensuales, que en promedio implica una tercera parte de los ingresos familiares.

La reducción de rentas impuesta afecta, según la Asociación de Arrendatarios de Berlín, BMV por sus siglas en alemán, a unos 350,000 departamentos, aunque la consultora de bienes raíces F + B estima que se trata de más de medio millón de viviendas.

La ley, por supuesto, no ha sido del agrado de los propietarios quienes la han recurrido y están tratando de ser excluidos de las disposiciones. Así, se reportó recientemente que algunos propietarios están intentando ser registrados en un banco local de inversiones como “casos de necesidad”, una figura creada por el estado para permitir que propietarios que dependen de las rentas para subsistir puedan cobrar rentas más altas. Sin embargo, en esta figura se incluye un muy pequeño porcentaje de los propietarios. El gobierno de Berlín estima que unas 200,000 personas generan ingresos por rentas.

Asimismo, está en proceso ante la Corte Constitucional un recurso en contra de la ley para definir si el estado tiene la facultad de fijar a las personas privadas límites máximos de renta. De concluir la Corte que la ley es inconstitucional, algunos propietarios han advertido a los inquilinos que cobrarán retroactivamente lo que reduzcan de la renta conforme las disposiciones vigentes.

Sobre estas reducciones, las asociaciones de consumidores temen que los arrendadores no estén cumpliendo voluntariamente así que están informando a los inquilinos de los cambios en la ley para que, de estar en los supuestos de la ley, exijan a sus arrendadores la reducción voluntaria de la renta o que lo hagan por medio de los tribunales.

El problema del aumento de las rentas no es exclusivo de Berlín, aunque es de las ciudades europeas que más ha resentido este fenómeno. Habrá que esperar la decisión de la Corte Constitucional lo que podría dar pie a que otras grandes urbes alemanas sigan la pauta y que incluso lo hagan otras ciudades europeas como Zúrich o París, que también está experimentando este fenómeno que está desplazando a las personas.

Más información dw.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net