Detienen a siete adolescentes en Países Bajos por el homicidio de un anciano al que señalaron de pedófilo

Después del homicidio de un hombre de 73 años en Arnhem, Países Bajos, a manos de siete adolescentes que lo acusaban de pedofilia, la policía neerlandesa ha pedido a los ciudadanos que dejen de “cazar” pedófilos.

En años recientes de han creado varias organizaciones de personas en diferentes países de Europa que se han arrogado la misión de detectar pedófilos y pederastas en Internet para entregarlos a la justicia. Los medios que usan para encontrar a estas personas a veces no son muy legales ya que suelen hacerse pasar por niños o adolescentes para atraer depredadores y luego exponerlos. Estas tácticas no tan legales estuvieron cerca de revertir la sentencia por pedofilia de un hombre en Escocia quien presentó a la Suprema Corte del Reino una apelación argumentando que sus derechos a la vida privada y a la correspondencia fueron violados por el grupo escocés que lo expuso y, por tanto, la evidencia por la que fue sentenciado era ilegal.

“La policía sabe que hay varias organizaciones de cazadores operando en Escocia y en el Reino Unido y la evidencia presentada por estas organizaciones ha llevado a varias investigaciones y condenas penales”, dijo el abogado que presentó la acusación, agregando que un “gran número” de casos están siendo procesados con fundamento en información proporcionada por estos grupos que, en realidad, actúan como vigilantes.

La apelación fue rechazada por el máximo tribunal británico estableciendo que los derechos de los niños tienen prioridad frente a los derechos de los pedófilos.

Además de la validez legal de sus acciones, el problema con el surgimiento de estos grupos es que han empezado a querer sustituir al sistema legal en enjuiciamientos y sanciones. Eso parece haber sucedido en Arnhem el 28 de octubre cuando un grupo de siete adolescentes embaucó a una maestro retirado para que se presentara en un cierto lugar, haciéndole creer que iba a un encuentro con un menor de edad.

Cuando el profesor llegó al sitio de encuentro, los adolescentes lo confrontaron y lo siguieron y presuntamente lo golpearon ocasionándole lesiones que eventualmente terminaron con su vida.

La policía no ha podido comprobar si el maestro sabía que con quien supuestamente iba a encontrarse era menor de edad ni las intenciones que lo movieron al encuentro, lo que deja en duda si se trataba de una pedófilo/pederasta o no.

Sobre el caso, el abogado Jamil Roethof que representa a un adolescente de 15 años implicado en este asunto, declaró al sitio de Internet De Gelderlander que la idea de “cazar” pedófilos “sucedió por el aburrimiento de los tiempos de coronavirus”. Precisó que su cliente fue al encuentro del anciano, pero que no participó en el ataque. Declaró también que los jóvenes habían acudido con la intención de confrontar al anciano, pero no de atacarlo y sugirió que las lesiones fatales fueron producto de una caída.

La policía detuvo a siete jóvenes seis de ellos menores de 18 de años, y dos de ellos permanecen bajo custodia.

“Paren la cacería de pedófilos, paren las detenciones, paren las provocaciones, déjennos hacerlo a nosotros”, pidió el jefe regional de la policía Oscar Dros, declarando al periódico Algemeen Dagblad que desde julio han registrado 250 incidentes que involucran a estos “cazadores”, pero que probablemente se hayan presentado muchos más. En estos casos, las personas han sido agredidas, sacadas del camino, amenazadas y públicamente avergonzadas.

El policía dijo que, además, la labor que realizan estos grupos de vigilantes “no tiene ningún efecto, porque la evidencia que estos ciudadanos creen que tienen a menudo es muy endeble” y no pudo citar un solo caso en que las evidencia presentada por estos grupos haya sido tomada en cuenta en la condena de alguna persona.

Dada la trascendencia que estas actividades ya han tenido, la labor de estas agrupaciones ha quedado prohibida en los Países Bajos. Esto puede llegar a ser contraproducente porque puede suceder que más personas se tomen la justicia en sus manos en lugar de avisar a la policía.

De momento, estos jóvenes que probablemente pensaban que estaban haciendo lo correcto y que la balanza de la justicia se inclinaba de su lado, ahora están implicados en un serio asunto legal que puede ponerlos tras las rejas y sellar su futuro cercano.

Más información bbc.com /dutchnews.nl

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net