Mientras la semana pasada el presidente de Toyota ofrecía disculpas con una profunda reverencia, los asuntos de la compañía se veían cada vez más complicados con la presentación de diversas demandas que en cortes federales en California, Estados Unidos, suman a la fecha más de 30.

Una de las demandas más recientes en los Estados Unidos es de los accionistas de la compañía quienes mediante una acción colectiva acusan a los ejecutivos de la empresa de haberlos engañado al no revelar la existencia del defecto de fabricación en el sistema de aceleración de varios modelos.

Debido a dicha falla, Toyota ha tenido que retirar miles de vehículos en circulación en varias partes del mundo, con lo que la reputación de la empresa ha disminuido y como tal el valor de las acciones.

Esta demanda colectiva fue introducida contra Toyota Motor Corporation en San Diego, California, ciudad donde están localizadas las oficinas generales de la automotriz en aquel país.

Uno de los abogados de la firma que lleva la demanda, Coughlin, Stoia, Geller, Rodman & Robbins, declaró que el silencio de los ejecutivos de la automotriz en torno del defecto de los vehículos, llevó a creer a los tenedores y compradores de acciones de la compañía que la reputación de Toyota seguía estando justificada, razón por la que las acciones fueron vendidas a precios artificialmente inflados, habiendo llegado a un máximo de $91.78 dólares el 19 de enero de 2010.

Sobre esta demanda en particular no se ha obtenido declaraciones de los demandados quienes saben que en los próximos días seguirán siendo demandados mediante acciones colectivas en la Unión Americana donde la figura legal existe.

En México, Toyota Motor Sales de México emitió un comunicado el pasado 8 de febrero en el que reconoce su responsabilidad, haciéndose cargo de las reparaciones sin costo alguno para el consumidor, según transcribe el comunicado la PROFECO, e indicando que el problema se soluciona mediante la instalación de una pieza de acero de alta precisión en el ensamble del pedal del acelerador, reduciendo así la fricción que pudiera generarse en la parte interna del mismo.

Si eres dueño de un Toyota, te dejamos el enlace al comunicado que reproduce la PROFECO sobre el particular:  Comunicado de Toyota

 

Fuente BBC Mundo

 

www.miabogadoenlinea.net