Bosque

 

Dictan sentencia de prisión suspendida a mujer que taló árboles en bosque y se llevó la madera

El 30 de octubre se dictó sentencia de doce meses de prisión suspendida a una mujer irlandesa de 61 años que fue procesada por haber robado madera de píceas y haber talado un bosque cercano a su hogar. Del segundo delito fue encontrada no culpable porque su intención era sustituir un tipo de árbol por otro.

El caso se refiere a Sionad Jones del condado Cork en Irlanda y que fue acusada de haber talado con una sierra por lo menos 200 píceas de Sitka, una conífera parecida al abeto común, en el bosque que es propiedad de Coillte, la empresa de gobierno que administra el 70 por ciento de las tierras irlandesas y que opera tres tipos de negocios: el negocio forestal, que es el principal, un negocio de soluciones de terrenos y un negocio de fabricación de paneles de madera. Además de haber talado los árboles, fue procesada por haberse llevado madera de las píceas cortadas con valor de 500 euros.

El caso se abrió en febrero en la Corte de Circuito Penal de Cork y el proceso estuvo a cargo del juez Seán Ó Donnabhain, quien después de haber escuchado las motivaciones de Sionad Jones para sus actos, instruyó al jurado que la declararan no culpable de haber ocasionado daños criminales por la tala y deliberaran sobre el robo de la madera.

Ante el tribunal, la acusada expuso que había talado las píceas Sitka, una especie de coníferas originarias de Alaska y no endémicas de la región. Por no ser originarias, Sionad Jones las cortó con la pretensión de sembrar en su lugar árboles de hoja ancha irlandeses, lo que efectivamente empezó a hacer en el bosque cercano a su hogar.

Durante el proceso, la acusada se presentó como una defensora de la tierra y declaró que con fundamento en una ley ancestral tiene el derecho de cortar los árboles para sustituirlos por árboles irlandeses. Sin embargo aseguró al tribunal que si así se le instruía, estaba lista para dejar de cortar los árboles del bosque vecino y de llevarse la madera.

En febrero, el caso se pospuso hasta finales de octubre para que el tribunal pudiera verificar si Sionad Jones era capaz de cumplir con su compromiso de cesar en sus actividades forestales y durante la audiencia del viernes su abogado, Peter Flynn, dijo que durante este período no había habido ningún problema.

El abogado Flynn también explicó al juez que un funcionario de Coillte había visitado la zona del bosque donde se sembraron los árboles irlandeses de hoja ancha y aseguró que la empresa cuidaría de ellos, cercándolos para protegerlos de los venados. Además, aseguró que la empresa forestal se había comprometido a plantar más árboles en la zona.

Constatando que durante estos meses la acusada cumplió su palabra, al dictar sentencia el juez Seán Ó Donnabhain ordenó el decomiso de la sierra usada para talar los árboles y de las demás herramientas que ella usó para cortar los árboles y dictó la sentencia a doce meses de prisión suspendida por la apropiación deshonesta de la madera robada. Durante este periodo suspendido ella se comprometió a mantener una buena conducta y a mantener la paz.

Conocida la sentencia, Sionad Jones declaró a los medios que no se arrepentía de haber sido procesada: “Ojalá entre más píceas en la cercanía sean del tamaño en que están listos para ser cosechados, Coillte las quite y las reemplace con árboles de hoja ancha.”

Como Sinead Jones, muchos biólogos aseguran que no se trata de plantar cualquier tipo de árboles en cualquier lugar, pues hay especies que pueden terminar siendo muy nocivas para los ecosistemas. Por eso los planes de sembrar millones de árboles maderables o frutales, de ninguna forma son una panacea para revertir el cambio climático.

Más información irishtimes.com

Miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net