Mazo judicial

 

Corte Suprema añade cuatro meses de prisión a exparlamentario que de mala fe pidió reembolso por viajes no realizados

La Corte Suprema de Noruega, escuchando la apelación presentada por la fiscalía, aumentó en cuatro meses la pena de prisión impuesta al exparlamentario Mazyar Keshvari por defraudación fiscal al haber cobrado viáticos por 72 viajes que no realizó durante su gestión en el Parlamento.

Se trata del primer político que ha sido sentenciado con prisión efectiva en Noruega por un fraude que alcanzó 450,000 coronas noruegas, equivalentes a unos 48,600 dólares estadunidenses. Según el periódico Aftenposten, solo hay dos antecedentes de parlamentarios en funciones sentenciados a prisión: Astrid Gjertsen, en 1986, por haber pedido reembolso de gastos por 32,061 coronas presentando recibos fraudulentos de taxi y en 2002, Lars Rise, sentenciado a 14 días de prisión por conducción imprudente. En el primer caso la sentencia de prisión fue de un año suspendida.

Durante el proceso judicial, la fiscalía hizo notar que Mazyar Keshvari, de 38 años, efectuó el fraude “casi todo el periodo que estuvo en el Parlamento”, usando así “una de las posiciones de mayor confianza en el país para explotar un reembolso por viáticos que estaba basado en el sistema de honor, para enriquecerse.”

Pese a que el tipo penal alcanzaba una sentencia máxima de 6 años en prisión, la fiscalía pidió una sentencia de dos años a la que se debía descontar el tiempo que el político estuvo en detención, más una reducción adicional del 20 por ciento por haber aceptado su responsabilidad en los actos delictivos, lo que dejaba una sentencia de 18 meses en prisión. La corte, sin embargo, lo sentenció a 7 meses de prisión por lo que la fiscalía apeló.

La apelación fue revisada por la Suprema Corte de Noruega que coincidió que la sentencia era muy corta en proporción con el delito cometido porque explotó de mala fe el sistema de honor del Parlamento y defraudó la confianza de los contribuyentes. De esta forma, se aumentaron cuatro meses a la sentencia lo que significa que Keshvari pasará once meses en prisión.

Desde que se descubrió el fraude, Mazyar Keshvari, nacido en Irán, renunció al Parlamento, al conservador Partido Progresista al que pertenecía y ha pagado la totalidad del dinero defraudado. Sin embargo, como los miembros del Parlamento noruego no pueden renunciar ni ser despedidos, al pedir su baja fue reemplazado por otro político y a ambos se les pagó completamente la asignación anual de 987,000 coronas noruegas, equivalentes a unos 110,000 dólares estadunidenses, al menos durante un año. Keshvari prestaba servicios como parlamentario en reemplazo de Siv Jensen cuando en 2013 fue nombrada ministra de Economía. La parlamentaria Jensen ya retomó su cargo legislativo.

Paradójicamente, Mazyar Keshvari apoyaba una política antiinmigrantes, promoviendo una prohibición total a la recepción de nuevos inmigrantes, que no se aceptaran nuevas peticiones de asilo y la deportación inmediata de todos los inmigrantes sentenciados por la comisión de delitos. Según Wikipedia, tras la revolución cultural de Irán, su familia llegó a Noruega en 1986, cuando él tenía cinco años, pidiendo asilo político por tener vínculos con el derrocado sah de Irán, Mohammad Reza Pahlavi.

Más información newsinenglish.no

Miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net