Planta nuclear

 

Partido de oposición presentará denuncia en contra de funcionarios involucrados en cierre ilegal de reactor nuclear

El proyecto de cierre de plantas nucleares en Corea del Sur ha sido cuestionado por el mayor partido de oposición, días después de que se dieron a conocer los resultados de una auditoría efectuada a una planta nuclear que fue cerrada.

El tema se centra en el cierre del reactor Wolsong-1 en Gyeongju, provincia de Gyeongsang del Norte, como parte de la política del presidente Moon Jae-in de cambiar la generación de energía en Corea del Sur de combustibles fósiles y energía nuclear a energías más limpias y seguras. Esta política incluye el cierre de por lo menos 20 plantas nucleares y la prohibición de construcción de nuevas instalaciones.

En 2018, cuando el presidente preguntó sobre el cierre de Wolsong-1, los ejecutivos precipitaron ese cierre, según lo denunció esta semana Joo Ho-young, líder del Partido del Poder Popular, conjetura hecha a partir de las declaraciones realizadas la semana pasada por el director del Consejo de Auditoría e Inspección, BAI por sus siglas en inglés, Choe Jae-hyeong.

El director Choe declaró ante los legisladores coreanos que la auditoría al reactor Wolsong-1 presentó algunos problemas pues algunos funcionarios del Ministerio de Comercio, Industria y Energía y del organismo Energía Hídrica y Nuclear de Corea se “resistieron arduamente” a la auditoría e incluso destruyeron documentos importantes para determinar la viabilidad del cierre del reactor.

Estos obstáculos, declaró el director Choe, retrasaron casi ocho meses la auditoría cuyos resultados debieron haber sido entregados a finales de febrero.

Para el BAI, la viabilidad económica del reactor fue subestimada de manera poco racional, siendo esa una de las razones expuestas para el cierre del reactor.

Pese a estas dificultades en la realización de la auditoría y de los señalamientos, este martes el BAI anunció que no presentará denuncia por responsabilidades en contra de los funcionarios involucrados, aunque señalaron que proporcionarán toda la información que sea requerida por las autoridades.

Frente a esta negativa de fincamiento de responsabilidades, el líder opositor anunció que ellos presentarán la denuncia correspondiente en contra de los funcionarios que “abusaron de su poder” para obstaculizar la auditoría, así como en contra de quienes destruyeron documentación oficial.

“El hecho de que funcionarios oficiales, incluido el anterior Ministro de Industria Paik Un-gyu, destruyeron 444 documentos relacionados, previo a la inspección, simboliza que el cierre ya era una mala decisión”, declaró a los medios este miércoles el representante Joo.

Durante esta conferencia, el líder opositor no nada más cuestionó a los funcionarios sino que dudó de la autenticidad de la auditoría al mencionar que tres de los seis auditores del cierre del reactor Wolsong-1 parecen ser amistosos con el gobierno. Advirtió que el mismo presidente Moon debe hacerse responsable si se concluye que tuvo participación en el problemático proceso del cierre del reactor que el representante Joo calificó de ilegal e injustificado.

Más información koreaherald.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net