Trabajador de mensajería

 

En Corea del Sur, repartidores exigen adecuadas condiciones de trabajo tras muertes por exceso de trabajo

La muerte de Kim, un trabajador de una empresa de paquetería en Corea del Sur, el décimo trabajador muerto este año presuntamente por exceso de trabajo, propició que sindicatos y uniones laborales hayan salido a la defensa de los repartidores de paquetería por sus difíciles condiciones de trabajo.

Conforme con la legislación laboral vigente en Corea del Sur, los repartidores de paquetes no son directamente empleados por la empresa y sus ingresos los obtienen por las comisiones de paquetes entregados. Así, pese a que están cercanamente vigilados por las empresas, no tienen derecho a la semana laboral de 52 horas ni al seguro obligatorio por accidentes de trabajo. Este seguro es pagado enteramente por los patrones a los empleados, pero en el caso de las empresas de mensajería el costo se divide entre el patrón y el trabajador de tal forma que si no quieren pagar, los trabajadores pueden pedir una excepción. No debe sorprender que más del 80 por ciento de estos trabajadores pida la excepción, muchas veces presionados por las empresas para que lo hagan según un reporte de un partido político.

Este año, con el confinamiento obligatorio por el Covid-19, el comercio electrónico ha aumentado considerablemente y con ello el flujo de los paquetes por servicios de mensajería. En Corea del Sur las cifras muestran que el volumen de entrega de paquetes aumentó un 20 por ciento este año con respecto del anterior. La firma más grande del país, CJ Logistics, reporta un aumento anual de 4.5 por ciento y Hanjin, la segunda en el mercado, un crecimiento del 4 por ciento.

La queja de los trabajadores y de los sindicato es que, pese a que las empresas se comprometieron a contratar más personal, no lo han hecho, de tal forma que los repartidores no solo deben entregar los paquetes sino clasificarlos, actividad en la que invierten entre siete y nueve horas al día.

La comisión que ganan por paquete entregado es de 700 wons, 61 centavos de dólar. Trabajando un promedio de 71.3 horas a la semana, generan una ganancia de 4.6 millones de wons, US$4,038, de los que, según un reporte del Partido Democrático de Corea, el partido en el poder, llevan a casa 2,3 millones wons, habiendo descontado los gastos relacionados con el trabajo. Eso hace un total de 2,019 dólares estadunidenses. Esta es la razón por la que invierten tantas horas al día en el trabajo.

La muerte de Kim el 12 de octubre, cuatro días después de la muerte de otro repartidor, fue la causa que llevó a los trabajadores a salir a las calles en señal de protestas, exigiendo mejores condiciones de trabajo. Al fallecer Kim, de 36 años y trabajador de Hanjin, no tenía ninguna condición médica preexistente. Según mensajes que había enviado, hubo días en que trabajó hasta 22 horas. “Ayer llegué a casa a las 2:00 a.m. y salí a las 5:00 a.m. Sé que estoy haciendo dinero, pero estoy tan cansado,” se lee en uno de los mensajes.

La empresa niega cualquier responsabilidad y dice que la autopsia reveló que Kim tenía una afección cardíaca y refuta que hubiera estado entregando 400 paquetes por día diciendo que entregaba 200, un cifra ligeramente por debajo del promedio de los demás repartidores.

“Las empresas de servicios de entregas no tienen planes de sumar más fuerza de trabajo y no se están preparando soluciones de momento. Las firmas de logística se están escondiendo en las sombras, diciendo que no es su responsabilidad”, declaró Noh Gwang-pyo, director del Instituto Coreano de Trabajo y Sociedad.

El partido del presidente Moon Jae-in parece haber tomado nota de la problemática y ya hay algunos parlamentarios que están hablando de la necesidad de reformar las leyes. Además, después de 10 muertes en el sector en un solo año, todas atribuidas a exceso del trabajo, un fenómeno que en Japón se conoce como karoshi, el Ministro del Trabajo ya ordenó una inspección laboral a las empresas de paquetería.

Pidiendo mejoras a estas condiciones de trabajo, se han aliado 67 grupos cívicos y sindicatos laborales que el domingo salieron a las calles de Seúl para apoyar su demanda.

Más información koreaherald.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net