Manifestantes por violencia sexual de género detenidas sin presentación de cargos planean demandar a la policía

Un grupo de mujeres en Namibia que tras una protesta por el elevado número de violencia sexual fueron arrestadas sin que al final se presentaran cargos en su contra, han declarado que planean demandar a la policía por las detenciones ilegales.

Las protestas empezaron el jueves de la semana pasada en varias ciudades del país y en la capital Windhoek. Fueron iniciadas por el enojo que ocasionó el hallazgo de los restos de Shannon Wasserfall quien desapareció en abril de 2019. Usando el hashtag #ShutItAllDown las mujeres se manifestaron en contra de la violencia sexual basada en género y de los feminicidios.

El sábado las protestas escalaron al punto que la policía decidió el uso de gas lacrimógeno y de balas de goma con la intención de dispersar a las manifestantes y resultado de este enfrentamiento detuvieron a 24 mujeres, la mayoría de ellas jóvenes, cuatro de ellas periodistas.

Las periodistas fueron las primeras en ser liberadas sin que se hubieran presentado cargos en su contra. Las demás detenidas fueron puestas en libertad horas después justo antes de ser puestas a disposición del juez. La policía iba a presentar acusaciones por infracciones a la Sección 2 de la Ley sobre reuniones públicas por supuestamente haberse unido a una manifestación no autorizada por la policía, y a la ley de salud pública y del medioambiente por tratarse de una reunión de más de 50 personas y no haber cumplido las órdenes de la policía de dispersarse.

De acuerdo con los medios, la procuraduría decidió retirar los cargos a último minuto después de largas negociaciones con el equipo de abogados de las detenidas.

“Acogemos la decisión del procurador general de declinar perseguir a nuestras clientes. Ahora estamos recibiendo instrucciones para iniciar acción legal en contra del inspector General de la Policía de Namibia por los arrestos y detenciones ilegales”, declaró a los medios el abogado Samson Enkali del grupo de defensa.

Las acciones de la policía también fueron condenadas por Toni Hancox, directora del Centro Legal de Asistencia, LAC por sus siglas en inglés: “La policía debe usar solo medidas razonables y justificadas para evitar daños a la vida o propiedades. El uso de gas lacrimógeno en contra de los manifestantes no fue ni razonable ni justificado. En un país democrático se nos permite alzar nuestras voces”.

La abogada añadió que la violencia sexual basada en género es un problema grave sobre el que el gobierno no ha actuado y que esa falta de atención al problema llevó a las protestas. “Llamamos al presidente y al gobierno a responder al dolor de estas personas y a tomar las acciones necesarias para evitar urgentemente la violencia basada en género. Mientras tanto, permitan que las personas alcen sus voces sin miedo”, añadió.

Frente a la posible demanda por las detenciones ilegales, el jefe de la policía Sebastian Ndeitunga declaró mediante comunicado que las protestas fueron ilegales y que las cuatro periodistas detenidas estaban actuando al margen de la ley y obstaculizaron la labor de la policía.

“Ciertamente la policía está por las manifestaciones pacíficas, pero estamos en contra de protestas ilegales y bulliciosas que ponen en riesgo la seguridad de nuestra nación. Vivimos en una democracia y no queremos auspiciar ninguna manifestación que esté al borde de una turba.”

Interesante hacer notar que para demostrar sus posturas, ambas partes invocan el sistema democrático.

Más información allafrica.com

Miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net