Tribunal de Justicia de la Unión Europea

 

TJUE concluye que la ley de educación superior de Hungría contraviene disposiciones de la OMC y de la UE

Este martes, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea falló en contra de la ley de educación superior de Hungría concluyendo que incumple las obligaciones adquiridas por ese país en el Acuerdo General sobre el Comercio de Servicios, GATS por sus siglas en inglés, de la Organización Mundial de Comercio, OMC.

La ley que fue recurrida ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, TJUE, por la Comisión Europea, fue decretada por el gobierno del primer ministro Viktor Orban en 2017. El objetivo declarado de esta ley era asegurar una alta calidad de la educación superior proporcionada por instituciones extranjeras, aunque, acusan sus detractores, el propósito era quitar la acreditación a la Universidad Centro Europea, UCE, fundada por el millonario húngaro-americano George Soros en 1991 en Estados Unidos, pero prestando servicios de educación en Hungría.

Entre otros requisitos, la mencionada ley de educación superior de Hungría dispone que para que universidades de países que no estén dentro del Área Económica Europea, AEE, funcionen en Hungría necesitan tener un tratado firmado entre Hungría y el país de donde es originaria la universidad y que las universidades de países dentro del AEE están condicionadas para operar en Hungría a ofrecer educación superior en su país de origen.

Estos dos requisitos fueron recurridos por la Comisión Europea por considerar que son contrarios a las obligaciones adquiridas por Hungría en el GATS en materia de libertad de establecimiento y libertad de movimiento de servicios, además de la libertad de cátedra, libertad de establecer instituciones de educación superior y la libertad de operar un negocio, libertades establecidas en la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea.

En la decisión de este martes, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea estuvo de acuerdo con la Comisión Europea concluyendo, en términos muy generales, que el establecimiento de los mencionados requisitos son excesivos y discriminatorios al exigir más condiciones que para los nacionales y que pueden llevar a una discriminación arbitraria por parte del gobierno húngaro, lo que significa un incumplimiento de los compromisos adquiridos en el GATS.

Además, se estableció que estos requisitos son desproporcionados por aplicarse también a universidades que ya están en funcionamiento dentro de Hungría, como la Universidad Centro Europea que en 2018, debido a este ley, tuvo que mover la mayoría de sus actividades de Budapest a Viena, Austria, y de momento solo los cursos abiertos antes de 2019 se siguen prestando en Budapest.

Por lo que respecta al incumplimiento de los derechos establecidos en la Carta Europea, el Tribunal concluyó que las medidas impuestas en la ley ponen en peligro las actividades propias de las instituciones de educación superior, poniendo en riesgo la libertad de cátedra en primer lugar.

Cuando este recurso fue presentado ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea por incumplimiento del GATS, Hungría objetó la jurisdicción de la corte. A esta objeción, el Tribunal de Justicia respondió, entre otros, que al ser un tratado internacional firmado por los países que conforman la Unión Europea se traduce en ley europea y que el incumplimiento por parte de uno de los países miembros significaría el incumplimiento por parte de la Unión por lo que se deben asegurar que todos los estados miembros de la Unión Europea cumplan las obligaciones adquiridas en la OMC.

Para la Universidad Centro Europea, la decisión, sin embargo, ha llegado muy tarde. “La sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de que Hungría está infringiendo la ley europea es una victoria para los valores fundamentales de la Unión Europea. La decisión llega muy tarde para la UCE. No podemos regresar a Hungría porque sus leyes vigentes no cumplen los requisitos de libertad de cátedra. El gobierno húngaro continúa pisoteando la ley europea, siendo la más reciente víctima la mundialmente reconocida Universidad de Teatro y Artes (SZFE). La Unión Europea actualmente está debatiendo cómo asegurar que sus fondos sean usados de acuerdo con el estado de derecho. Hago un llamado a la Unión Europea a hacer de Hungría un caso de estudio”, declaró George Soros, fundador y director de Open Society Foundations.

Más información curia.europea.eu / balkaninsight.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net