Logo de Uber

 

Un tribunal reconoció las mejoras de Uber respecto a la seguridad de los pasajeros y concedió la licencia

En uno de los dos casos que Uber tiene pendientes respecto de su operación en el Reino Unido, esta semana se pronunció a su favor la Corte de Magistrados de Londres, concediéndole permiso de operar nuevamente en la ciudad.

La oposición a su funcionamiento por razones de seguridad fue presentada por la entidad que regula el transporte público en Londres, Transport for London, TfL, que argumentaba, entre otras fallas, que el sistema de Uber permitía que personas no autorizadas subieran sus fotografías a cuentas de conductores autorizados permitiéndoles recoger pasajeros. Conforme con evidencia presentada por TfL, 24 conductores compartieron sus cuentas con otros 20, haciendo un total de 14,788 viajes.

Por estas fallas, la licencia de operación de Uber fue rechazada por TfL en septiembre de 2017, pero en junio de 2018 un juez concedió una licencia de funcionamiento por 15 meses. En septiembre de 2019 TfL volvió a negar la licencia de funcionamiento con el argumento de que había “identificado un patrón de fallas de la compañía incluyendo varios incumplimiento que ponían a los pasajeros y su seguridad en riesgo.”

Uber apeló esta decisión ante la Corte de Magistrados y se le permitió seguir operando mientras el procedimiento era resuelto por lo que la empresa no ha dejado de operar en Londres desde junio de 2018.

En la decisión de esta semana, el magistrado Tan Ikram reconoció las múltiples fallas de Uber, pero dijo que la empresa ha tratado de darles solución y que han mejorado sus estándares.

“Pese a sus fallos históricos, encuentro, ahora, que es una persona apta y apropiada para tener una licencia de operación PHV en Londres”, dijo el magistrado. La licencia PHV se concede para la renta de vehículos privados.

“La prueba de si [Uber] es ‘persona apta y apropiada’ no necesita la perfección. Estoy satisfecho de que están haciendo lo que se espera que haga una empresa razonable en su sector, quizá más”, dijo el magistrado, haciendo notar que la empresa “no tiene un récord perfecto, pero que el panorama ha estado mejorando.”

Con esta decisión se concede a Uber una licencia de operación de 18 meses, pero con una serie de condiciones como la facultad de TfL de vigilar cercanamente el cumplimiento de Uber a las normas y regulaciones.

Sobre la decisión se pronunció el alcalde de Londres, Sadiq Kahn, quien apoyó la decisión de TfL de haber negado la licencia de operación, aunque reconoció las mejoras de la empresa. “Puedo asegurar a los londinenses que TfL seguirá vigilando cercanamente a Uber y no dudará en tomar acción si fallan en cumplir los estrictos estándares exigidos para proteger a los pasajeros”, declaró el alcalde.

El otro asunto que está pendiente de resolución en la Suprema Corte es el tema laboral. En 2016 el tribunal en Londres estableció que los choferes de Uber son empleados y como tal tienen derecho a vacaciones pagadas, descansos pagados y al pago del salario mínimo, National Minimum Wage.

Esta decisión fue apelada por Uber y en noviembre de 2017 el Tribunal Laboral de Apelaciones sostuvo el fallo de primera instancia reconociendo, una vez más, que los choferes de Uber son empleados y como tal tienen derecho a las prestaciones laborales establecidas en las leyes vigentes.

Uber llevó la decisión hasta la Suprema Corte y se espera que en próximas fechas el máximo tribunal británico se pronuncie sobre esta materia que es especialmente importante en la llamada economía de acceso o gig, en la que los empleados se clasifican como auto empleados y se les niegan las prestaciones a las que tienen derecho.

Más información bbc.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net