Pies de niño pequeño

 

Pagarán a progenitores que en Dinamarca deban quedarse en casa con sus hijos por brote en escuela

Para hacer frente a las nuevas circunstancias laborales que la epidemia por COVID-19 está presentando, autoridades laborales en Dinamarca anunciaron que a partir del 1º de octubre se empezarán a pagar los días que los progenitores tengan que tomar si alguno de sus hijos es regresado a casa de la escuela por la epidemia.

“Estamos mirando un periodo en el que probablemente nos tengamos que acostumbrar al hecho de que habrá brotes locales de infección que llevarán a las guarderías y escuelas a enviar a los niños a casa.

“Y hay algunos progenitores que no tienen las oportunidad de trabajar desde casa, pero que tendrán que quedarse en casa y cuidar de sus hijos. Es para esto que hemos acordado un esquema en el que daremos acceso a los progenitores a los beneficios de maternidad”, declaró sobre el particular el ministro de Empleo, Peter Hummelgaard.

Bajo este esquema, el padre o madre que tenga que quedarse en casa a esperar resultados de una prueba de COVID-19 de alguno de sus hijos, podrá recibir los beneficios del permiso de maternidad. Para que este beneficio aplique, sin embargo, se deben cumplir ciertos requisitos.

Primero, los hijos deben ser de 13 años o menores; los progenitores no deben tener la flexibilidad de trabajar desde casa; y ambos deben haber agotado sus días de permiso y días libres.

Cumplidos los requisitos, el padre o madre tendrá acceso a los beneficios del permiso por maternidad hasta 10 días. Se trata de un esquema que estará vigente desde el 1º de octubre hasta lo que queda del año.

El esquema no es en el caso de enfermedad del hijo, sino para esperar los resultados del análisis. La autoridad de salud danesa, Sundhedsstyrelsen, recomienda que se haga el análisis a los niños que han sido regresados de las escuelas en donde se ha detectado un brote de la enfermedad y que se queden en casa hasta que reciban un resultado negativo.

Sin embargo, los niños menores de 12 años, debido a lo incómodo de la prueba, no están obligados a recibir la prueba por lo que los padres pueden optar por mantenerlo en casa por un periodo de siete días contados a partir del día en que tuvo contacto por última vez con una persona infectada. Si al término de este periodo el menor no presentó síntomas de la enfermedad, puede regresar a la escuela o guardería.

Sobre el esquema, que fue negociado por sindicatos y uniones de trabajadores, se manifestó Lizette Risgaard, presidente de la Confederación de Sindicatos de Dinamarca, en una conferencia de prensa. “Hubiéramos querido haber visto que había una oportunidad de dar algo más. Pero lo más importante para nosotros es la compensación que se va a dar.”

Por su parte, Sara Vergo del sindicato Djøf dijo es un acuerdo muy gratificante porque esta situación resulta problemática para muchas familias y dijo que siguen negociando que se dé prioridad a las familias con hijos en los análisis clínicos. “Es, desde luego, maravilloso que puedas estar en casa y ser compensado. Pero lo más pronto posible que puedas lograr que el niño sea analizado, lo más pronto posible que las personas podrán regresar a trabajar. Y eso también es en interés de la sociedad.”

Por el alto nivel de demanda del análisis, en algunos lugares hay que esperar entre tres y cuatro días para que se haga el análisis.

Relacionado con el tema de las guarderías, este fin de semana hubo una peculiar manifestación en todo el país con osos de peluche para llamar la atención sobre la proporción de cuidadores y niños en los centros de cuidado infantil ya que hay lugares en donde hay un adulto encargado de hasta 17 niños cuando tratándose de bebes de meses hasta 3 años debe haber un adulto por cada tres infantes y en los jardines infantiles de un adulto por cada seis infantes de entre 3 y 5 años.

Más información thelocal.dk

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net