Representación del islam

 

El cantante nigeriano Yahaya Shariff-Aminu fue sentenciado a la muerte por un tribunal de la Sharia

Este 4 de septiembre se presentó ante el Tribunal Superior del estado de Kano, Nigeria, una apelación a la sentencia de pena de muerte dictada por el Tribunal Superior de la Sharia en contra del cantante de 22 años, Yahaya Shariff-Aminu, por blasfemia.

Yahaya Shariff-Aminu fue acusado de blasfemar en contra del profeta Mahoma con su música y por este delito fue procesado ante un tribunal de la Sharia, derecho islámico, que el 10 de agosto lo sentenció a la pena de muerte, concediéndole un plazo de 30 días para presentar una apelación.

La apelación la está presentando no excusándose de la presunta blasfemia, sino en la inconstitucionalidad del tribunal de la Sharia y en la violación de su derecho constitucional a un debido proceso ya que se trató de un juicio cerrado en el que no le concedieron acceso a representación legal.

Es hasta el proceso de apelación que el joven músico ha podido contratar los servicio del abogado Kola Alapinn que ha presentado el recurso legal señalando como responsables al fiscal general del estado y al gobernador de Kano, Abdullahi Ganduje, quien declaró que está listo para firmar la orden de ejecución del cantante.

“El juicio, condena y sentencia del apelante por el Tribunal Superior de la Sharia del estado de Kano de conformidad con la Ley del Código Penal del Estado de Kano de 2000, fueron inconstitucionales, nulos y sin valor, habiendo violado y contradicho gravemente la Constitución de la República Federal de Nigeria (1999) y sus enmiendas y habiendo violado la Carta Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos y la Declaración Universal de Derechos Humanos, respectivamente", se lee en la apelación.

La defensa de Yahaya Shariff-Aminu establece que “el Código Penal de la Sharia solo es aplicable en teocracias islámicas o países en donde la constitución lo permite, mientras que Nigeria es un estado secular con una democracia constitucional siendo la constitución la ley suprema.”

La documentación legal agrega: “El Gobierno del Estado de Kano como parte y fiscal de la denuncia fue cómplice al no haber proporcionado seguridad adecuada y una ejecución equitativa de las leyes seculares y buen orden para todos los ciudadanos/residentes sin importar su etnia o afiliación religiosa y, por lo tanto, encomia el fundamentalismo religioso, las actividades vigilantes, la inseguridad, la ilegalidad, las acciones de turbas, todo lo cual la ley o las disposiciones sobre blasfemia buscan justificar ilegalmente para aplacar a los musulmanes.”

Aunado a esta apelación en la que el cantante pide que se anule la demanda del tribunal de la Sharia, la Barra de Abogados de Nigeria; NBA por sus siglas en inglés, anunció que frente a la denuncia de que al cantante no le habían permitido tener representación legal, se nombró una comisión de dos personas para que lo visitaran en la prisión, pero que les habían negado el acceso.

“En el Centro Correccional, los funcionarios de la NBA Nacional fueron informados que el Controlador del Centro Correccional no estaba disponible. Les concedieron audiencia con el segundo al mano”, se lee en un comunicado emitido por esta asociación en la que agregan que constataron que a Sharif-Aminu se le negó la representación legal durante el proceso en el tribunal de Sharia.

Esperemos que esta situación sea corregida porque se trata de una sentencia de pena de muerte por un tribunal que, en efecto, tiene una dudosa legalidad.

Más información thisdaylive.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net