Dublín de noche

 

Pese a que la mayoría de los ciudadanos se manifestaron opuestos al proyecto, el Consejo de la Ciudad de Dublín, República de Irlanda, insiste en establecer en la mayoría de la ciudad un límite de velocidad máximo de 30 kilómetros por hora para mantener la seguridad de las calles y vías.

Desde hace varios años, el Consejo ha estado impulsando el límite de velocidad a 30 kilómetros por hora en zonas residenciales. La propuesta ahora es que esa velocidad sea la establecida en casi toda la ciudad y que velocidades máximas de 50, 60 y 80 kilómetros por hora sean la excepción, de tal forma que la velocidad vaya reduciéndose conforme se va aproximándo al centro de la ciudad.

El proyecto fue puesto a consulta popular y según ha trascendido se recibieron más de 2000 comentarios, con el 56 por ciento de quienes opinaron oponiéndose a la medida.

Entre otros factores, los que se oponen argumentan que los viajes serán más largos en tiempo y que los retrasos adicionales “causarán mucha frustración, estrés y presión para los automovilistas.”

Estar pendientes del velocímetro puede quitar concentración de la vía, las bajas velocidades son dañinas para los motores de los autos y un límite de máximo 30 kilómetros por hora resultaría en “ciclistas rebasando automovilistas”, fueron otras razones expuestas por los opositores al proyecto.

Frente a estas quejas, el 44 por ciento de los que apoyan el proyecto manifestaron que la medida proporcionará un ambiente más seguro para los peatones, ciclistas, niños y para la movilidad de las personas con alguna discapacidad motora. Además dijeron que sería más fácil de cumplir un límite establecido en casi toda la ciudad que diferentes límites en varias zonas, como está establecido actualmente.

Los resultados de esta encuesta serán presentados esta semana a los consejeros, pero los proponentes ya han anunciado que insistirán en que sea aprobado.

"El principio primordial que debe informar cualquier decisión de cambiar un límite de velocidad predeterminado debe ser la seguridad vial, en particular, la reducción de colisiones viales fatales y graves", anunciaron los proponentes.

“Las preocupaciones respecto de los tiempo de viaje más largos y las dificultades de mantener el límite de velocidad reducido se deben poner frente al claro deseo de muchos residentes que quieren mejorar sus áreas y desean ver velocidades reducidas en sus áreas locales”, se respondió a algunas de las oposición.

“La clara intención de esos límites de velocidad en los reglamentos deben establecer la velocidad límite por defecto en 30 kilómetros por hora y los conductores deben adoptar este límite de velocidad en toda la ciudad a menos que existan señales de límites de velocidad específicos sobre velocidades más altas,” concluyeron.

La propuesta aun no ha sido votada por los miembros del Consejo así que los dublineses tendrán que esperar todavía para saber si deben empezar a circular a 30 kilómetros hora en calles y avenidas, una medida, que se asegura, reducirá los accidentes viales.

Más información irishtimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net