Logo de Twitter

 

La demanda por difamación presentada en Australia por un niño de nueve años en contra de una periodista ha encontrado el primer obstáculo al no haberse podido notificar a la demandada que está radicando actualmente en los Estados Unidos.

Se trata del caso presentado por Quaden Bayles, un niño aborigen de nueve años con acondroplasia, que es una displasia ósea ocasionada por un trastorno genético y la principal causa de enanismo. Su caso lo presentó en contra de Miranda Devine, columnista del diario Daily Telegraph por una serie de tuits que hizo sobre un video en el que Quaden aparece llorando después de haber sido acosado por otros niños en la escuela. En esos tuits la columnista implica que el video es una “estafa” para hacer dinero.

La demanda de Quaden fue presentada por su madre como representante, quien también presentó otra demanda por difamación contra Miranda Devine por haber sugerido que fue la madre quien incitó al niño a hacer y publicar el video.

La demanda del niño menciona como codemandados a News Corp, empresa subsidiaria de Nationwide News, encargada de la publicación del Daily Telegraph, adjudicándoles responsabilidad por las publicaciones de la columnista. Sin embargo, un abogado de Nationwide News, Robert Todd, declaró la semana pasada ante el Tribunal Federal en donde está radicada la demanda que los mensajes motivo de la controversia son de naturaleza privada y no corresponde con ningún material publicado por ellos.

Ahora el problema que se está enfrentando es la notificación de la demanda puesto que la juez federal Anna Katzmann concluyó que no hay evidencia suficiente sobre la presunta notificación de la demanda hecha mediante correo electrónica. Lo anterior porque los abogados de Quaden no han presentado evidencia sobre la fuente de información de las cuentas de correo electrónico de Miranda Devine, personal y del trabajo, a donde se le enviaron los documentos legales.

Ahora los abogados han pedido a la juez Katzmann que se permita la notificación de la demanda en el domicilio de Devine en la ciudad de Nueva York, en donde está trabajando de momento comisionada por el Daily Telegraph. Para que esta notificación surta efectos legales están pidiendo que se permita hacerlo conforme con las reglas del Convenio de la Haya en materia de Derecho Internacional Privado, que dispone en el artículo 2º que “cada Estado contratante tiene la facultad de realizar directamente, por medio de sus agentes diplomáticos o consulares, sin medida de compulsión alguna, las notificaciones o traslados de documentos judiciales a las personas que se encuentren en el extranjero”, permitiéndose también la notificación por otros medios como la vía postal.

Para agilizar la autorización a la notificación personal de la demanda en los Estados Unidos, los abogados de la familia Bayles expusieron a la juez que el niño está ingresado en un hospital pediátrico diagnosticado con una aguda falla respiratoria. La juez, sin embargo, respondió que no ha recibido documentación médica que sustente estas declaraciones.

La juez también dijo que, de presentarle la evidencia que falta, incluida la documentación médica, volvería a revisar la petición de notificación. Mientras tanto, los abogados seguirá buscando notificar a la periodista a través del mecanismo dispuesto en la Convención de la Haya.

En redes sociales, particularmente en Twitter, todos los días somos testigos de palabras hirientes, ofensivas y hasta difamatorias que se lanzan unos a otros, muchos “periodistas” incluidos en este intercambio. Es lamentable, pero lo es todavía más cuando un “adulto” se lanza en despiadado ataque contra un niño.

Más información smh.co.au /hcch.net

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net