Calculadora

 

La autoridad fiscal finlandesa Vero Skatt anunció el miércoles de la semana pasada que los trabajadores que se trasladen en transporte público a sus centros de trabajo, podrán deducir de sus declaraciones de impuestos el costo de los cubrebocas.

Se trata de una medida novedosa porque ya no se exige que para hacer deducible el costo de los cubrebocas el Instituto Finlandés de Salud establezca la obligatoriedad de estas máscaras faciales como medida de protección. Esta obligatoriedad se va a estableciendo según los diferentes distritos hospitalarios y de momento es una recomendación a nivel nacional usar los cubrebocas en lugares cerrados siempre que no se pueda mantener la sana distancia social de 2 metros. Los medios de transporte público son un ejemplo de estos lugares cerrados.

La autoridad fiscal ha decidido que la sola recomendación es suficiente para permitir a los trabajadores la deducción de los impuestos como gastos de traslado, siempre que el trabajador absorba él mismo el costo de los cubrebocas y que en el trabajo no le sean proporcionadas máscaras faciales que pueda seguir utilizando durante los traslados.

La noticia se dio a conocer mediante un anuncio de la Administración Fiscal Finlandesa, en el que dieron a conocer también el monto que puede ser deducido: “El monto de la deducción es de dos euros por cada día en los que el trabajador haya viajado entre su casa y sus centro de trabajo.”

En el caso de que los patrones entreguen máscaras faciales a los trabajadores en los centros de trabajo, el costo de estas podrá ser deducido por los patrones como gastos que producen ingresos.

Entrevistado sobre el impacto que esta medida fiscal pueda tener en el erario, Tero Määttä, un fiscalista experto del departamento de orientación y desarrollo de impuestos personales de la oficina tributaria nacional, dijo que el impacto no será significativo.

“Por lo menos este año, es poco probable que tenga mucho efecto en los ingresos fiscales del estado. En vista del marcado aumento del teletrabajo por los trabajadores, correspondientemente ellos estás deduciendo menos gastos de viaje entre sus casas y el trabajo como normalmente sería el caso.” La recomendación del gobierno de seguir favoreciendo el teletrabajo (home office) cuando se posible, seguirá minimizando el efecto a juicio del especialista.

“Es probable que el teletrabajo continúe en el futuro cercano, así que es poco probable que esta política tampoco tenga un papel mayor en los impuestos sobre la renta en el futuro”, concluyó el experto.

En Finlandia solo se puede deducir de impuestos los traslados de los trabajadores de sus hogares a los lugares de trabajo cuando utilicen en transporte público. Salvo condiciones muy específicas, los gastos derivados del traslado en un automóvil personal no son deducibles de impuestos. Se trata de una disposición que busca desincentivar el uso de los automóviles.

Más información yle.fi

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net