Sobrevientes herero del genocidio

 

Las negociaciones entre los gobiernos de Namibia y Alemania continúan respecto del pago de reparaciones del país europeo por el genocidio de las etnias herero y nama cometido a principios del siglo XX. No solo se está negociando la cantidad, sino el lenguaje usado en la documentación legal y la petición de que Alemania ofrezca una disculpa oficial.

Namibia se convirtió en colonia alemana en 1884 bajo la administración de Otto Von Bismarck. Entre 1904 y 1905 los herero y namaqua se levantaron en armas en contra de los alemanes, matando a 124 alemanes. La respuesta fue implacable: el gobierno alemán ordenó la extinción de los grupos étnicos, de tal forma que se calcula que mataron a unos 10,000 nama, la mitad de la población, y a casi 65,000 herero, cifra que representaba el 80 por ciento de la población.

Los sobrevivientes de las matanzas fueron detenidos y aunque eventualmente se les concedió la libertad, fueron objeto de políticas de desposesión, deportación, trabajos forzados, segregación racial y discriminación, en un programa en que algunos ven el antecedente del Apartheid implementado en Sudáfrica en 1949.

Desde 2015, los gobierno de Namibia y Alemania iniciaron negociaciones sobre la reparación de daños. A mediados de este año, el presidente namibio Hage Geingob rechazó la oferta alemana de pagar 10 millones de euros al país. “La oferta actual de reparaciones hecha por el gobierno alemán sigue siendo un tema pendiente y no es aceptable para el gobierno namibio”, declaró el presidente Geingob al informar sobre el estado de las negociaciones, añadiendo que el enviado especial de su gobierno, Zed Ngavirue, sigue negociando por “una oferta revisada”.

La cantidad no es el único aspecto no aceptado por Namibia pues han encontrado problemas en el lenguaje que Alemania pretende usar. De esta forma, no aceptan la frase “curar las heridas” para referirse a las “reparaciones”, término que Namibia quiere que sea utilizado para que se haga un reconocimiento total del daño ocasionado por el genocidio.

Aunque en junio el presidente Geingob anunció que “la República Federal de Alemania ha aceptado que los eventos de 1904-1908 pueden ser calificados de genocidio y están listos para ofrecer una disculpa al más alto nivel del gobierno alemán”, esa disculpa no se ha ofrecido todavía.

Pese a que el monto de las reparaciones no fue aceptado, el presidente namibio ya ha instruido a un comité especial del gabinete para que proponga los proyectos a ser realizados con ese dinero en las siete zonas donde los descendientes de las etnias víctima del genocidio viven. Estos proyectos se deben referir a asuntos de suministro de agua, electrificación rural y periurbana, construcción de redes de carreteras, vivienda, educación, formación profesional, valor añadido, desarrollo agrícola y adquisición de tierras.

Respecto del genocidio, las negociaciones entre los gobiernos no son el único tema pendiente pues descendientes de estas etnias, los pocos que quedaron, han presentado una demanda en contra del gobierno alemán para exigir reparaciones directas a las víctimas, una exigencia a la que el gobierno alemán se opone declarando que “han sido muy generosos” en ayuda financiera entregada a Namibia para la reparación de daños.

Cabe señalar que los descendientes de las etnias masacradas no están debidamente representados en la mesa de negociaciones, lo que al interior de Namibia, gobernado por la etnia Ovambo, también ha generado diferencias. Actualmente los herero representan solo el 10 por ciento de los 2.5 millones de habitantes del país africano.

Más información allafrica.com /dw.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net

Pin It