El fin de semana pasado fue detenido en Haití un grupo de 10 ciudadanos norteamericanos que transportaban a 33 niños a República Dominicana. Han sido acusados de tráfico de menores y este lunes pasado prestaron su declaración ante el juez.

El problema del tráfico de niños en Haití ha sido muy grave desde antes del terremoto y la UNICEF y demás organizaciones han hecho un llamado para intentar detener el tráfico ilegal de niños y establecer medidas de emergencia a aplicarse durante la contingencia.

En este sentido, la UNICEF ha cuestionado seriamente los procesos de adopción que se han presentado en estas semanas puesto que si bien se busca el beneficio de los niños, muchas veces se pueden encubrir otras intenciones y perjudicar a los menores.

El grupo detenido el pasado fin de semana pertenece a una asociación religiosa de Idaho, Estados Unidos, y se han defendido declarando que trasladaban a los niños huérfanos a una casa hogar en República Dominica, con la anuencia de autoridades haitianas y dominicanas. Sin embargo las autoridades haitianas declararon que los responsables no tienen la documentación que demuestre que los niños que trasladaban no tienen padres, situación que se ha reforzado por la declaración de una niña que dijo que sus padres están vivos y que ella pensaba que sus padres habían consentido en que fuera de vacaciones.

Para evitar el problema que representa el tráfico de niños en el mundo, España anunció que cooperará con un programa de datos genéticos de niños haitianos, desarrollado por la Universidad de Granada y que ya está funcionando en toros países como Venezuela y Nepal.

Mediante este programa se hará el registro genético de unos cuatro o cinco mil niños haitianos en un principio, pero también de padres y madres que perdieron a sus hijos durante el terremoto, a fin de cruzar datos y poder establecer si el niño en cuestión es huérfano o desaparecido.

De acuerdo con el jefe del departamento del Laboratorio de Medicina Legal de Granada, en los lugares donde el programa está funcionando se ha podido identificar a unos 230 menores. Explicó que ellos no reciben los datos de los niños, sino un código numérico con el registro genético y que son las autoridades haitianas quienes quedan en custodia del registro de los datos personales de los registrados.

Se trata de programas que pese a que son controvertidos en cuanto a la privacidad de datos, resultan muy útiles no solo para evitar el tráfico de menores, sino para perseguir otros delitos. (Ver artículo Perfiles genéticos como instrumentos de investigación)

Fuente BBC Mundo y El País

www.miabogadoenlinea.net