Corinna Larsen

 

Los problemas para Juan Carlos de Borbón, rey emérito de España, no empiezan y terminan en su país pues se ha confirmado que la fiscalía de Ginebra, Suiza, reabrió la investigación a Corinna Larsen, presunta examante del rey, en relación con dinero pagado por Arabia Saudita.

Como todas las tramas financieras, este es un caso complicado con varios aspectos y se refiere a los 100 millones de dólares que en 2008 Juan Carlos recibió del entonces rey saudí Abdullah bin Abdulaziz. Se especula que este dinero fue pagado como un soborno o comisión ilícita por el otorgamiento del contrato para la construcción del ferrocarril de alta velocidad Haramain que conecta las ciudades saudís de Medina y La Meca otorgado al consorcio saudí-español Al‑Shoula Group. El entonces rey de España medió en esta negociación.

El dinero fue depositado sin declarar impuestos en el banco privado Mirabaud de Ginebra en la cuenta de la Fundación Lucum, con domicilio en Panamá. Según el diario ginebrino Tribune, Juan Carlos era el principal beneficiario de esta fundación.

Presuntamente, en 2012 Juan Carlos donó 77 millones de ese dinero a Corinna Larsen, una empresaria alemana con quien presuntamente tenía una relación sentimental. Aunque está divorciada del príncipe Alexandre zu Sayn-Wittgenstein-Sayn, Corinna mantiene este apellido, pero en los medios es identificada como Larsen, su apellido de nacimiento.

Presuntamente el dinero donado fue transferido a otra cuenta de otro banco privado de Ginebra en las Bahamas. (Recordemos que conforme con el principio de presunción de inocencia, nadie es culpable hasta que se demuestra lo contrario en un tribunal mediante sentencia firme, por ese motivo todo lo narrado aquí es una presunción).

Sobre esta transacción, la fiscalía ginebrina, a cargo del fiscal Yves Bertossa, abrió investigación a Corinna Larsen en 2018, pero la cerró por falta de evidencia. Con el inicio de las investigaciones en España al rey emérito, la fiscalía ginebrina reabrió la investigación y aparentemente ya compartió información con su contraparte española sobre esta investigación.

Se especula que ambas fiscalías han llegado a un acuerdo según el cual los españoles investigan a Juan Carlos y a los empresarios que participaron del negocio en Arabia Saudita, mientras que Suiza investiga a Larsen, al administrador de activos y al abogado que en Ginebra participaron en las transacciones.

Por lo pronto, Corinna Larsen testificará ante la Audiencia Nacional española vía videoconferencia desde Londres en relación con la presunta contratación de un excomisario español para que investigara a una asistente española que Larsen creía que la estaba espiando. Si bien este caso no tiene mucho que ver con Juan Carlos, este interrogatorio puede llevar al análisis de otra evidencia entre la cual se encuentran grabaciones de Larsen y este excomisario de apellido Villarejo, en la que ella acusa a Juan Carlos de haber cometido irregularidades financieras y de haber registrado propiedades en Marruecos a su nombre y estárselas pidiendo para registrarlas a nombre de terceras personas.

La gran pregunta de todos, sin embargo, es si Juan Carlos tiene inmunidad. En principio, en España, sí la tiene por lo menos hasta junio de 2014, fecha en que abdicó a favor de su hijo Felipe. Lo anterior porque la Constitución española en el artículo 56 sección 3 establece que “la persona del Rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad.” Claro, se trata de una disposición que admite diferentes interpretaciones y que deberá ser interpretada, en última instancia, por el Poder Judicial.

Por lo que se refiere a la extensión de la inmunidad en Suiza, el abogado español Ignasi Guardans opina que conforme con el Derecho Internacional “la inmunidad garantizada en la Constitución [española] también aplica en el extranjero. Suiza debe respetar lo que la Constitución española señala respecto de la inviolabilidad del rey.”

El abogado suizo Frank Meyer, profesor en la Universidad de Zúrich, opina diferente y considera que esa inviolabilidad no tiene efecto directo en Suiza ya que Juan Carlos gozó de “inmunidad funcional” mientras fue rey. “Pero esta inmunidad está vinculada a los actos del estado como funcionario oficial, así que si actuó como persona privada, no aplica.”

El profesor Meyer explica que se tienen que clarificar las acciones que se investigan y los períodos de tiempo en que ocurrieron y que de encontrarse actividades relacionadas con lavado dinero “esa inmunidad no aplica en primer lugar.”

A estas investigaciones les queda un largo camino por recorrer y es incierto si Juan Carlos de Borbón responderá de sus actos algún día ante la justicia española o suiza. Por lo pronto, la semana pasada anunció que dejaba España, pero que seguía a disposición de la justicia. Ya veremos qué le depara el futuro y a partir de aquí hacia dónde se mueve la monarquía española.

Más información swissinfo.ch / lavozdegalicia.es

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net

Imagen de eluniverso.com

Pin It