Ferrari tras el accidente de 2012

 

En el caso que se persigue en Tailandia en contra de a Vorayuth Yoovidhya, apodado “el jefe”, heredero de la fortuna del fundador de Red Bull, en relación con el atropellamiento en 2012 de un policía y haber huido de la escena, esta semana se dio a conocer no solo que se sostienen los cargos en su contra sino que se adicionan nuevos.

En junio de este año el Departamento de Litigio Penal de la Oficina del Fiscal General en el Sur de Bangkok decidió desechar el cargo de homicidio en contra de Vorayuth, de 35 años, presuntamente por la aparición de dos nuevos testigos que declararon que el choque era inevitable y que el conductor no iba a exceso de velocidad. Esta decisión dejaba libre de toda responsabilidad penal al heredero de la fortuna de 20 mil millones de dólares. La decisión sin embargo, pasó a revisión de un comité de fiscales encabezados por el procurador general adjunto Somsak Tiyawanit.

El comité de fiscales hizo pública su decisión este martes en la que recomiendan que se presenten los cargos de abuso de cocaína y conducción imprudente que ocasionó la muerte en contra de Vorayuth, lo que, de proceder, dejaría subsistente el proceso penal.

La decisión fue comunicada por Prayut Petcharakhun, vocero de la Oficina del Fiscal General, quien dio algunos pormenores sobre la decisión. Así, respecto de la conducción imprudente que ocasionó la muerte, aunque la policía originalmente registró que Vorayuth conducía su Ferrari color negro a 177km/h cuando ocurrió el accidente, tras varias apelaciones redujeron la velocidad estimada a 80km/h. El comité de fiscales, sin embargo, encontró que el físico forense Sathon Wicharnwannarak había establecido que la velocidad del Ferrari al momento del impacto era de unos 177km/h, informe que la policía no incluyó en su reporte.

La imputación de este delito no prescribe sino hasta dentro de siete años y no ha prescrito como se sostenía.

Respecto del delito de abuso de cocaína, el vocero explicó que después del accidente se tomó una muestra de sangre de Vorayuth que arrojó que había habido consumo de cocaína, pero la policía no presentó esta situación en su reporte del accidente.

La policía y la fiscalía omitieron presentar el delito de conducir bajo los efectos del alcohol porque la prueba de sangre mostró que el heredero había ingerido bebidas alcohólicas después de ocurrido el accidente y que el nivel de alcohol en la sangre era tan alto que Vorayuth no hubiera estado en condiciones de conducir un vehículo.

La recomendación del comité de fiscales no significa necesariamente que los cargos se vayan a presentar, aunque con la evidencia que hay disponible y los hechos que se han hecho públicos sobre el accidente y sobre la negligente actuación de la policía de Bangkok, no presentar estos nuevos cargos sería en un mayor detrimento de la imagen de la policía y de la fiscalía del Sur de Bangkok. Así, todo parece indicar que Vorayuth, quien no se ha presentado ni una sola vez para testificar sobre los hechos pese a haber sido requerido varias veces, seguirá con el proceso penal encima de su cabeza, por lo menos unos años hasta que las nuevas imputaciones prescriban.

Más información bangkokpost.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net