Entrada a campo de concentración Auschwitz

 

En el proceso que en Alemania se lleva en contra de Bruno D., un hombre de 93 años acusado de complicidad de homicidio por los servicios que prestó como guardia de seguridad en un campo de concentración nazi, la fiscalía cerró sus argumentos este lunes.

El proceso se verifica en un tribunal juvenil en Hamburgo. Se trata de un tribunal de justicia juvenil porque Bruno D tenía 17 y 18 años cuando trabajó como guardia de seguridad en el campo de concentración de Stutthof en Polonia, en donde se calcula que entre 65,000 y 68,000 prisioneros murieron por varias causas, desde el homicidio a las condiciones insalubres. No todos eran judíos pues también se ingresaron personas homosexuales y prisioneros políticos.

La fiscalía acusa a Bruno D de complicidad del homicidio de 5,000 personas durante la Segunda Guerra Mundial. El fiscal Lars Mahnke acusa al anciano que haber sabido de los crímenes que se cometían mientras fue miembros de las SS, pero que eligió “mirar a otro lado”. Dijo que no tomó la opción de bajarse de la torre vigía, entregar su arma y decir “No pudo seguir haciendo esto” (lo que le hubiera costado la vida).

“Cuando eres parte de una maquinaria de homicidios en masa, no es suficiente con mirar a otro lado”, dijo el fiscal Mahnke en su cierre de argumentos y pidiendo una sentencia de tres años de prisión.

Los abogados de la defensa de Bruno D dijeron que el acusado ha sido un ciudadano que cumple las leyes desde el final de la guerra y que nunca hubiera sido imputado por homicidio de no haber sido por la conexión con los muchos crímenes que el régimen nazi cometió.

Durante el proceso argumentaron que su representado fue asignado a un campo de concentración como guardia porque no pudo ser asignado al campo de batalla debido a una condición cardíaca, pero que nunca suscribió la ideología nazi.

“No tengo ninguna culpa por lo que pasó en ese entonces”, declaró el año pasado Bruno D a la juez Anna Meier-Goering del tribunal de Hamburgo. “Yo no contribuí en nada a ello, más que hacer guardia. Pero fui forzado a hacerlo, era una orden.”

Se espera un veredicto a finales de este mes. De ser encontrado culpable podría ser sentenciado a entre seis meses y 10 años de prisión.

Como todos estos casos en que se procesan a quienes fueron parte del régimen nazi, se presentan varias cuestiones éticas ya que, por un lado, por el tiempo que ha transcurrido se procesan a ancianos y por el otro, juzgamos desde nuestros zapatos, pero no tuvimos que tomar decisiones en donde la vida de los acusados estuvo también en riesgo. En fin, un tema muy controvertido.

Más información dw.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net