Iglesia cristiana

 

Dennis Christensen, un nacional danés testigo de Jehová, encarcelado en Rusia en 2017, saldrá anticipadamente de prisión conforme con una decisión dictada por un tribunal en el suroeste de Rusia.

En Rusia solo hay cuatro religiones oficiales: cristianismo, judaísmo, islam y budismo. Aunque los Testigos de Jehová son una denominación cristiana, en Rusia han sido calificados como una organización extremista, con fundamento en una ley aprobada en 2016 que con el objetivo de combatir el terrorismo abarcó cuestiones religiosas para, supuestamente, combatir el yihadismo. Esta ley, conocida como Yarova por la legisladora que la impulsó, ha sido usada en contra de quienes practiquen alguna religión fuera de las cuatro oficiales de la Federación Rusa. Con fundamento en esta reforma legislativa, en 2017 se procesó a un maestro de yoga y a un misionero bautista estadunidense que quiso “evangelizar” a una conservadora comunidad rusa.

Dennis Christensen también fue procesado por infringir las leyes en materia religiosa que exige que los misioneros extranjeros cuenten con un permiso para evangelizar, siempre que no se trate, claro está, de una denominación no autorizada.

Christensen llevaba viviendo en Rusia 20 años y en 2017 fue detenido y procesado por presidir una ceremonia religiosa de la denominación a la que pertenece, siendo condenado a seis años de prisión.

Este danés repetidamente había solicitado la liberación anticipada argumentando un deterioro en su salud y recientemente por temor de ser contagiado de COVID-19 debido a que es paciente de riesgo por haber sufrido neumonía en 2019.

Paralelamente, su caso fue llevado ante la Corte Europea de Derechos Humanos en un proceso en el que, según Amnistía Internacional, el estado de Dinamarca se presentó como tercero interesado.

Finalmente un tribunal ordenó su liberación anticipada de prisión, ordenando el pago de una multa que asciende a 400,000 rublos, equivalentes a unos 5,760 dólares estadunidenses.

Al momento de escribir estas líneas, la sentencia no había sido ejecutada y Dennis Christensen, a quien Amnistía Internacional clasificó como prisionero de conciencia, sigue en prisión, posiblemente en espera del pago de la multa.

Según la Comisión de los Estados Unidos sobre Libertad de Culto, un órgano de gobierno, en Rusia todavía hay diez testigos de Jehová en prisión, otros 24 en detención preventiva y otros 24 bajo arresto domiciliario.

Más información cphpost.dk

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net