Nadia Murad

 

El viernes 19 de junio en el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia Sexual en los Conflictos, se presentó un nuevo código de conducta en la investigación de la violencia sexual durante los conflictos, impulsado por la organización de la ganadora del Premio Nobel de la Paz de 2018, Nadia Murad.

Nadia Murad, nacida en Irak en 1993 y de ascendencia kurda yazidí, fue secuestrada y retenida como esclava por el Ejército Islámico en 2014. Durante su cautiverio de tres meses fue repetidamente torturada y violada. Nadia fue la primera voz en llevar a las Naciones Unidas el testimonio del tráfico de personas y los conflictos en diciembre de 2016.

Para ayudar a las mujeres víctimas de violencia sexual y genocidio, en septiembre de 2016 lanzó la organización Nadia’s Iniatitive y en 2018, junto con Denis Mukwege ganó el Nobel de la Paz “por sus esfuerzos para erradicar la violencia sexual como arma en guerras y conflictos armados”. Desde 2015 vive en Alemania y es embajadora de buena voluntad para la dignidad de los supervivientes de trata de personas de las Naciones Unidas.

El código de investigación que se dio a conocer la semana pasada es una guía que pretende apoyar mejores prácticas en la investigación de los delitos sexuales durante los conflictos, con el objetivo clave de “respetar y apoyar los derechos de los sobrevivientes y garantizar que el trabajo con los sobrevivientes para investigar, documentar y registrar sus experiencias sea más seguro, más ético y más efectivo en la defensa de sus derechos humanos”, según se lee en el sitio muradcode.com

La idea de un código global de conducta para las investigaciones de estos delitos se originó en el Instituto de Investigaciones Penales Internacionales, que con el apoyo de Nadia’s Iniatitive y Preventing Sexual Violence in Conflict Initiative, del gobierno del Reino Unido, han lanzado esta guía que no pretende crear nuevos estándares en las investigaciones, sino refinar los estándares que son críticos para la seguridad, la eficacia de las investigaciones y documentación de los conflictos relacionados con la violencia sexual, centrados en las víctimas.

“Con mucha frecuencia, pese a las buenas intenciones, el trabajo importante en la documentación de la violencia sexual en los conflictos no está verdaderamente centrada en las víctimas, no es seguro ni ético ni efectivo como debería de ser”, declararon los impulsores del código mediante comunicado de prensa. “Muchos sobrevivientes han sido dañados por su involucramiento en los procesos de documentación.”

Así, el código pretende fortalecer el respeto y cumplimiento de los derechos de las y los sobrevivientes y testigos, incluidos sus derechos a la dignidad, privacidad, salud, seguridad, justicia, compensaciones y desarrollo, reduciendo mayores daños como al revictimización.

Además, establece sistemas de apoyo y proporciona una guía práctica para asegurar que todos los involucrados en las investigaciones y documentaciones se puedan adherir al código sin crear mayores obstáculos a quienes están deseando actuar en el mejor interés de los sobrevivientes.

A esta respecto, Madeleine Rees, secretaría general de la organización Women's International League for Peace and Freedom declaró a la Fundación Thomas Reuters que es importante ver las experiencias de los sobrevivientes como un todo en lugar de como un “acopio de datos”: “Si solo vas ahí para saber si puedes obtener información … entonces habrás descubierto algo, pero no les habrás brindado apoyo”.

Se espera que esta iniciativa involucre a todas las partes en las investigaciones de los delitos sexuales en los conflictos y ayude también a prevenir la violencia sexual.

Más información allafrica.com /muradcode.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen de global.unitednations.entermediadb.net