Mapa de Australia

 

Un adolescente aborigen del estado de Nueva Gales del Sur, Australia, presentó esta semana una demanda en contra de la policía de su localidad, Casino, por un incidente calificado de “aborrecible y racista” y por “un opresivo abuso del poder de la policía.”

Se trata de un adolescente que ha pedido no ser identificado, que en septiembre, mientras caminaba hacia su casa pasada la medianoche, fue abordado por tres policías en un incidente que fue grabado en video. Los policías lo siguieron media cuadra para luego rodear al joven de 17 años e interrogarlo. Se escucha que el adolescente repite varias veces “voy a mi casa”.

Uno de los policías, identificado en la demanda como el alguacil mayor Benjamin David Chivers, golpea al joven en el pecho cuando él intenta seguir caminando. Otro policía le pone la mano en el brazo y el joven parece empujar la mano para zafarse. Entonces el primer policía golpea al muchacho en la cabeza, tirándole su sombrero.

Cuando los policías notan que están siendo filmados, cambian la narrativa y empiezan a preguntar al joven por qué golpeó a otro policía a lo que él responde que no lo golpeó.

Como si este incidente no hubiera sido suficiente, cuando el adolescente y un familiar fueron a la estación de policía a presentar un reporte sobre este incidente, los policías cerraron las puertas y no los dejaron entrar.

La demanda se ha presentado en la corte de distrito de Lismore, Nueva Gales del Sur, y el joven, a través de su abogado Joe Fahey de la firma de abogados Foott Law, está pidiendo compensación de daños por presunto asalto, agresión, falso encarcelamiento y traspaso a la propiedad.

En la demanda se señala que “los oficiales de policía eligieron a un niño aborigen, sin razón, y procedieron a degradarlo y humillarlo de la forma más cínica posible”, acusando a los policías de haber actuado con “completa indiferencia” a sus deberes como guardianes.

“La conducta por la que se presenta la queja demuestra una falla del Comando del Área Local de Richmond de entrenar, disciplinar y educar apropiadamente a sus oficiales de policía para prevenir que actúen vilificando racialmente a jóvenes aborígenes en la zona de Casino,” se lee en la documentación legal presentada.

La audiencia preparatoria al juicio está prevista para la siguiente semana.

El abogado Fahey declaró a los medios que hasta donde tienen conocimiento, ninguno de los oficiales involucrados en los hechos presentados ha sido sometido a proceso disciplinario.

Sobre la demanda, las autoridades pertinentes no prestaron declaración, salvo el ministro de la Policía y Servicios de Emergencia, David Elliott, quien no se refirió directamente al incidente sino que dijo que la Academia de Policía del estado el año pasado entrenó el número más alto de reclutas indígenas: “La Fuerza de Policía de Nueva Gales del Sur emplea oficiales de comunidades aborígenes en Comandos de Área de Policía con mayor población de indígenas australianos para enlazar, desarrollar y mantener una comunicación abierta con la comunidad indígena.”

Esta demanda se presenta la misma semana en que ha trascendido otro video de un policía también de Nueva Gales del Sur, pateando los pies de otro joven aborigen que fue detenido en Sídney a principios de mes.

Los aborígenes australianos han estado reclamando desde hace muchos años la discriminación que existe hacia ellos. En el marco de las protestas mundiales en contra del racismo, estas voces se unen exigiendo un trato igualitario y la misma protección que las leyes confieren a quienes llegaron a establecerse en su territorio.

En 2013 el gobierno australiano publicó un reporte sobre las muertes de 99 personas de comunidades indígenas que estaban detenidos o en prisión, poniendo de manifiesto el tratamiento inequitativo que el mismo sistema les dispensa. Otro ejemplo de iniquidad se presentó el año pasado.

Más información smh.com.au

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net