Suprema Corte de los Estados Unidos

 

Por mayoría de 6 votos contra 3, la Suprema Corte de los Estados Unidos concluyó esta semana que la disposición de la ley de derechos civiles que prohíbe la discriminación laboral, incluye, en la palabra sexo, la identidad de género y la orientación sexual.

La decisión es una estrecha que se limita al despido que se hace de los trabajadores por razón de su identidad de género u orientación sexual y que no toca temas como el uso de baños o vestidores, por ejemplo.

La decisión de la mayoría, que fue escrita por el magistrado Neil Gorsuch, nombrado por la administración Trump, establece que “un patrón que despida a individuos solamente por ser gay o transgénero contraviene la ley”.

La decisión se refiere a la revisión de tres casos. El primero fue presentado por Gerald Bostock quien fue despedido de un programa del gobierno de asistencia a infantes en situación vulnerable cuando se unió a una liga de softball para homosexuales.

El segundo caso lo presentó Donald Zarda, instructor de skydiving, quien fue despedido después de haber revelado a una alumna que era “100 por ciento gay” para hacerla sentir menos incómoda con el contacto físico. Después de su fallecimiento en un trágico accidente en 2014, su caso fue continuado por su hermana.

El tercer caso lo presentó Aimee Stephens, despedida en 2013 de una funeraria después de haber anunciado que era trans y que empezaría a laborar con uniforme femenino. Ella falleció el 12 de mayo por una enfermedad del riñón.

La decisión radica no sobre una disposición constitucional como importantes decisiones previas en materia de discriminación, sino sobre los alcances del Título VII de la Ley de Derechos Civiles de 1964 que prohíbe la discriminación en el empleo basado en raza, religión, nacionalidad y sexo, teniéndose que determinar el alcance de la palabra sexo.

La decisión del magistrado Gorsuch, con la que coincidieron los magistrados John G. Roberts Jr., Ruth Bader Ginsburg, Stephen G. Breyer, Sonia Sotomayor y Elena Kagan, señala que la palabra “sexo” implica más que masculino y femenino.

“Un patrón que despida a un individuo por ser homosexual o transgénero, despide a esa persona por características o acciones que no hubiera cuestionado en miembros de un sexo diferente”, se lee en la decisión de la mayoría. “Es imposible discriminar en contra de una persona por ser homosexual o transgénero sin discriminar en contra de ese individuo basado en sexo.”

Los magistrados Samuel A. Alito Jr. y Clarence Thomas disintieron señalando que la decisión excede las facultades del poder judicial. “Hay solo una palabra sobre lo que la corte ha hecho hoy: legislar”, escribió en su opinión el magistrado Alito. “El documento que la corte emite está en la forma de una opinión judicial de interpretación de una disposición, pero eso es engañoso.”

Por su parte, el magistrado Brett Kavanaugh, también nombrado por la administración Trump y señalado por abuso sexual, disintió al señalar que “el movimiento de los derechos de las mujeres no fue (y no es) el movimiento por los derechos de los homosexuales, aunque muchas personas obviamente apoyan o participan en ambos. Así que pensar que la discriminación por orientación sexual es solo una forma de discriminación por sexo no solo es un error de lenguaje y psicológico, sino también un error de historia y sociología.”

La decisión es importante porque abre la puerta para que las personas que han sido despedidas por su identidad de género u orientación sexual demanden. Sin embargo, no aplica todavía a las personas transgénero que por una nueva directiva de la administración Trump fueron despedidas del ejército pues la Corte ha permitido que la disposición se mantenga vigente en tanto no sea revisada directamente por ellos. Tampoco aplica para otros actos de discriminación como negar entrada a baños de las personas transgénero o su participación en actividades deportivas.

Es interesante señalar que la decisión fue escrita por un magistrado conservador nombrado por Donald Trump, cuya administración ha tratado de retractarse de las protecciones concedidas a la comunidad LGBTQ+ y que todavía el viernes, a través del Departamento de Salud y Servicios, emitió una regulación que deshace las protecciones para pacientes transgénero en contra de la discriminación por médicos, hospitales y compañías aseguradoras en materia de salud.

En México, las leyes en materia de discriminación incluyen desde hace varios años protecciones en contra de la discriminación por razón de sexo, identidad de género u orientación sexual.

Más información nytimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net