Letrero de prohibido

 

El récord de Nueva Zelanda de 24 días sin registro de nuevos casos de COVID-19 se rompió esta semana cuando dos mujeres que llegaron del Reino Unido dieron positivo a la enfermedad, lo que llevó al gobierno a suspender las excepciones por compasión a la cuarentena obligatoria a todos los que llegan al país.

Nueva Zelanda redujo el nivel de alerta al mínimo tras no haber registrado nuevos casos en dos semanas. Este nivel de alerta mínimo, sin embargo, sigue implicando el confinamiento durante 14 días de todas las personas que llegan al país para cerciorarse que no están contagiadas y que no sean foco de un nuevo brote.

Las dos mujeres que esta semana dieron positivo llegaron del Reino Unido y no cumplieron los 14 días de aislamiento ya que se les concedió la salida anticipada por motivos compasivos. El que las mujeres estén enfermas ha llevado al gobierno a volver a endurecer las medidas y a prohibir de momento las excepciones a la cuarentena por motivos compasivos.

“Las excepciones compasivas deben ser raras y rigurosas y parece que en este caso no se incluyeron las revisiones que esperábamos que estuvieran dándose. Eso es inaceptable”, declaró a los medios David Clark, ministro de Salud.

“Las medidas en nuestras fronteras son la línea clave de defensa en contra del COVID-19 y nosotros debemos asegurarnos de que son lo más fuertes posibles”, añadió el funcionario.

“He pedido al Director General [de Salud] que considere si hay alguna otra medida que podamos establecer para fortalecer nuestras protecciones sanitarias en la frontera.

“Nueva Zelanda permanece en una envidiable posición y el riesgo a la población permanece muy bajo, pero como ministro de Salud quiero asegurarme de que estamos haciendo todo lo que podemos para mantener el COVID-19 acorralado.”

Durante las semanas más agudas de la crisis, el gobierno de Nueva Zelanda impuso muy estrictas medidas de confinamiento, las que si bien fueron aceptadas por la gran mayoría de la población, fueron recurridas por algunas personas que las equipararon a una detención ilegal.

Entre esas medidas se incluyó la cuarentena obligatoria a todos los pasajeros que llegaban al país, quienes eran controlados diariamente. La medida era tan estricta que se les negaba a todos la salida del confinamiento aun por motivos compasivos. En contra de la respuesta negativa a salir anticipadamente de la cuarentena, un hombre que viajó del Reino Unido para visitar a su padre moribundo presentó un recursos judicial. A partir de este caso, el gobierno empezó a considerar cuáles casos ameritaban una salida anticipada de la cuarentena, siempre bajo muy estrictas medidas de seguridad.

Una vez que redujeron el nivel de alerta, pese a que la cuarentena obligatoria a recién llegados permanece, el estándar para otorgar estas excepciones se relajó.

Sobre este tema, el ministro de salud agregó que para que se fortalezcan las medidas de protección hay quienes se han aproximado a los tribunales. “Sin embargo, dijo, para asegurarnos que el COVID-19 no regrese fácilmente al país necesitamos asegurar que nuestras medidas en la frontera son lo más estrictas posibles.”

Sobre la ansiedad que estos dos nuevos casos ha generado en la población, Ashley Bloomfield, director general de Salud, dijo que un nuevo caso era algo esperado.

“Lo que he pedido, desde hoy, es que cualquiera que sea liberado por excepciones compasivas sea analizado y que haya un resultado negativo confirmado antes de que sean liberados.”

Esperemos que logren contener los casos y que no experimenten un nuevo pico de contagios.

Más información stuff.co.nz

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net