Abeja en flores moradas

 

La Sociedad Argentina de Apicultores (SADA) junto a más de 200 organizaciones, colectivos y asambleas de América Latina y el Caribe en red, realizaron una acción colectiva solicitando a la Relatoría Especial de los Derechos Económicos, Sociales, Culturales y Ambientales (REDESCA) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que se tomen medidas urgentes en defensa de las Abejas, de la Biodiversidad y de la Naturaleza.

Las organizaciones destacan que las abejas son esenciales y se encuentran entre los más importantes polinizadores responsables de asegurar la disponibilidad de alimentos en el mundo y garantizar la diversidad biológica permitiendo el equilibrio ambiental.

Por ello la desaparición de las poblaciones de abejas implica un impacto letal en el resto de las especies del planeta y de la vida misma tal como la conocemos. De allí la necesidad de solicitar una recomendación para los países que integran la Organización de Estados Americanos (OEA) para que analicen acciones orientadas a protegerlas.

En el documento presentado se solicitan recomendaciones tendientes a declarar a las abejas patrimonio natural por constituir la “polinización” una actividad esencial para garantizar la Preservación de la Diversidad Biológica, y en consecuencia, el Derecho Humano a una Alimentación Adecuada

Asimismo, se pide prohibir la liberación al ambiente de agrotóxicos que causan la muerte de las colmenas, como los insecticidas neonicotinoides y fipronil, así como los herbicidas como el glifosato, entre otros.

También se pide declarar a las abejas “Especie en peligro de extinción”, promover acciones concretas para promover la biodiversidad y proteger hábitats favorables para las abejas y demás polinizadores.

Finalmente, en el documento se pide incorporar los derechos de la Madretierra, de la Pachamama, de la Naturaleza; y recomendar incluir en el Estudio de Impacto Ambiental/Informe de Impacto Ambiental (EIA/RIMA) o normas legales equivalentes, los inventarios y el rescate de invertebrados (por ejemplo, abejas) en grandes obras como centrales hidroeléctricas, carreteras, entre otros.

Esta no es la primera vez que se pide que las abejas y la apicultura sean consideradas patrimonio natural y cultural de la humanidad. Ya en octubre de 2010 la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos de España, mediante el llamado Manifiesto Apícola de Bicorp, tomando el nombre del pueblo donde se encuentra una pintura ruprestre de hace 7.000 años que representa a un hombre recogiendo miel de una colmena silvestre, solicitó a la UNESCO la declaración de la apicultura y las abejas como patrimonio de la humanidad ante la imprescindible labor polinizadora  para el mantenimiento de la biodiversidad y la salud de nuestro planeta, pero hasta el momento no se ha realizado esta declaración.

En México, algunos estados como Guanajuato y Yucatán, están tomando acciones para proteger a la abeja y la apicultura.

Más información cuyonoticias.com/

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen de vizyweb de Pixabay 

Pin It