Automóvil Ferrari

 

En una Corte Federal en Australia se está ventilando el caso de despido injustificado presentado por Herbert Appleroth, quien prestara sus servicios como director de Ferrari en Australia y Asia, exigiendo casi un millón de dólares australianos por salarios no devengados y acciones de rendimiento.

Herbert Appleroth fue CEO de la armadora de automóviles para Asia y Australia hasta noviembre del año pasado cuando fue despedido después de haberse sabido que tuvo una relación sentimental con una subordinada y de varias quejas presentadas en su contra por personal de la oficina de Sídney. Así, pese a que en materia administrativa su desempeño en la empresa fue muy bueno, Guiseppe Cattaneo, presidente de Ferrari, decidió dar por terminada la relación laboral por pérdida de confianza.

La demanda laboral que Appleroth presentó expone la relación que tuvo con una mujer en los años de 2016 y 2017 y que terminó cuando ella quedó embarazada en 2018. Esta demanda tiene una estrecha relación con el reclamo de compensación que la mujer con quien tuvo la relación hizo a Ferrari cuando decidió renunciar después de haberse terminado su permiso de maternidad.

En la petición de compensación, la mujer, que exitosamente logró que su nombre y el del hijo que tuvo de esta relación fueran confidenciales en esta demanda, dijo al investigador de la queja que Appleroth abusó de ella verbalmente cuando mientras estaban en el trabajo trató de convencerla de que se hiciera un aborto.

En su queja esta exempleada expuso que creía que “Ferrari Australaia ha estado buscando formas de ‘deshacerse’ [de mi] si regresaba al trabajo”.

Como esta queja, principalmente, fue el motivo del despido, Appleroth expone en su demanda que la terminación de su contrato laboral no corresponde con la gravedad de sus acciones y "no era proporcional y razonablemente necesario para proteger un interés comercial legítimo" de Ferrari.

Lo anterior porque declara que “es un hecho notorio entre los altos funcionarios” en Ferrari que los altos ejecutivos tengan “relaciones sexuales consensuales” con empleados subordinados sin que esto tuviera impacto alguno en sus trabajo.

Así, se refirió a Maurizio Arrivabene, principal de la Scuderia Ferrari Formula One Team, y a Luca Zanetti, director global de ventas, como ejemplos de ejecutivos que tiene relaciones sexuales consensuales con empleados.

En la demanda, que tardíamente trató de que se clasificara como confidencial, expone que aunque “tuvo una relación sexual consensual, incluyendo coito, con [la empleada] esto no afectó ningún interés legítimo comercial del empleador.”

En la documentación legal presentada también señala que Ferrari lo “engañó” en el curso de la investigación por compensación presentada por la empleada porque no le dijeron que podría ser usada en su contra. Dijo que voluntariamente cooperó con la investigación y tomó el consejo legal proporcionado por el abogado contratado por la compañía, sin saber que actuaba en interés exclusivo de la empresa.

Appleroth tenía un salario de 320,000 dólares australianos al año y tenía derecho a un bono anual de 160,000 además del auto de la empresa. En relación con este salario está pidiendo más de un millón de dólares australianos por lo que reclama fue un despido sin justificación.

Más información smh.com.au

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net